IT-TOKK (Victoria, Gozo, República de Malta)

Agradecer a Jesús Alonso Ordoñez las comidas que a menudo compartimos en el trabajo. Otras veces se va a Malta y nos trae más. Gracias Mil

Mis últimas vacaciones tuve la suerte de visitar la República de Malta, ese país insular del sur de Europa que en España más allá del famoso y amañado 12-1, con el que nuestra selección nacional de fútbol consiguió imponerse en el clasificatorio de la Eurocopa de 1984, apenas es conocido.

Los últimos veranos, unos amigos de Zaragoza y yo, en el grupo de WhatsApp nos hacemos llamar “Vividores”, realizamos un viaje para conocer algo de mundo, pasarlo bien y convivir el tiempo necesario como para no querer repetir otra semana entera juntos hasta el año siguiente.

Esta vez nos decantamos por Malta, llamados por el sol, sus claras aguas y otras nociones del país que yo personalmente me había empapado en el verano de 2010, cuando, con un poco más de mi actual lozanía, estuve a punto de irme al archipiélago maltés a estudiar inglés.

Allí, aparte de sudar como cerdos, sufrir sus carreteras y percibir un tufo siciliano en el temperamento de algunos malteses; descubrimos un rico patrimonio histórico y cultural, resultado de lo disputado que ha estado el territorio a lo largo de los siglos, preciosos rincones de costa y acantilados, así como la belleza del fondo marino de su litoral. Todo ello, a mí por lo menos, me hizo disfrutar de una de las mejores experiencias que he vivido como aficionado viajero, recomendable a todos los apasionados de la historia y aventureros.

Culinariamente Malta tampoco me dejo indiferente, para bien. Pese a pequeños atisbos de globalización como los omnipresentes McDonalds y Burger King, los restaurantes tradicionales malteses basan su cocina en la dieta mediterránea, con gran influencia italiana, dada la cercanía del país a la costa siciliana, y cierta semejanza a la gastronomía española, tampoco hay que olvidar que el archipiélago perteneció a la Corona de Aragón en la Baja Edad Media y parte de la Edad Moderna.

Durante la semana que estuvimos por allí, comimos platos tan sumamente ricos que, a diferencia de otros viajes, en ningún momento echamos de menos la comida de casa. Ejemplos de ello el lampuki que degustamos en el puerto de Marsaxlokk, un pescado azul típico de la isla de Malta que sirven asado al punto con verduras y patatas; el increíble risotto de marisco que probé una noche en Bugibba, diferente al de setas y no del todo igual a la paella; o como generoso aperitivo los ricos pastizzi, unos pastelitos de hojaldre y ricotta que venden por todos los sitios en el archipiélago a unos 30 céntimos la unidad.

Durante aquella semana en Malta, de todas las comidas (gastronómicas, claro), fue singular la que hicimos en un lugar llamado “It-Tokk” situado en la céntrica Plaza de la Independencia de Victoria, capital de la isla de Gozo, muy cerca de la Ciudadela. Llegamos allí tras preguntar, en la oficina de turismo que se ubica junto al restaurante, dónde podíamos degustar otro plato tradicional del país: el conejo guisado al estilo maltés. Algunos de mis amigos tenían antojo después de probarlo otro día que salimos a cenar en Bugibba cuando otro del grupo, Sergio, había pedido el popular “Rabbit” y generosamente nos había dejado degustarlo al resto; además, como al día siguiente regresábamos a España era ese el momento, o nunca, de vivir esa experiencia gastronómica.

Al entrar al restaurante, la camarera, atentamente, nos acomodó junto a una ventana que daba a la plaza y estaba abierta, minipunto para ella, en ese país los aparatos de aire acondicionado no dan abasto en pleno mes de agosto y, si no estás cerca de una pequeña brisa, una rica comida puede acabar convirtiéndose en un auténtico suplicio.
Aparte de la amabilidad del personal el tiempo que estuvimos allí, el local en sí y su decoración nos pareció singular, con un estilo rústico marcado por sus paredes de piedra o vigas de madera, a la par que original con una lámpara compuesta de copas que copa, valga la redundancia, todo el comedor. Tampoco nos dejó indiferente la terraza ubicada en la planta superior del restaurante, con techo de cañizo y unas ventanas en forma de arco desde las que se divisa toda la plaza, seguro que ideal para otra época del año.

Con respecto a los platos, el conejo guisado con patatas y zanahoria que comieron mis amigos, los dos Javis y Luri, debía de estar exquisitamente cocinado ya que no dejaron mucho en los platos; también se terminó todo Sergio, en esta ocasión él se decantó por un pescado que se ofrece mucho en los restaurantes del archipiélago, el salmón, servido esta vez a la plancha con ensalada y extra de patatas fritas que allí te traen, casi siempre, en un recipiente aparte; por último, Susana, única chica del grupo, y yo elegimos pasta, ella unos raviolis, en su opinión muy buenos, y yo macarrones con salmón y queso rallado que, aunque no tenían mucho misterio, estaban riquísimos.
Las viandas estuvieron regadas por un vino rosado llamado “Dolcino” que rompía el tópico o mala fama de los vinos malteses, ya que entraba muy suave, y tras los platos principales, antes de levantarnos de la mesa, tomamos café e infusiones para rebajar la comida y continuar nuestro viaje aquella tarde hasta Dwejra, la cercana localidad dónde se ubicaba la ya derruida ventana azul.

Esta comida supuso para nosotros el broche perfecto y, casi, final a un viaje que como el lugar del almuerzo no olvidaremos jamás, entre otras cosas porque además de ser aficionados exploradores y vividores, somos amantes del buen comer.

Fotos:


IT-TOKK
It-Tokk

Macarrones con salmón
Macarrones con salmón

Raviolis
Raviolis

Risoto
Rissoto

Salmón
Salmón

Lampuki
Lampuki

Conejo maltés
Conejo Maltés

Dolcino
Dolcino

Infusión
Infusión


Mapa:


Me gusta(0)No me gusta(0)

El Canyaret (Canet de Berenguer, Valencia)

Como cada año, viajamos la última semana de junio a la playa para disfrutar de la arena en el cuerpo y evitar el calor de las tierras mañas. Después de poner a caldo a Panadería La Merced, hoy toca hablar de El Canyaret, un conocido bar de Canet de Berenguer, a unos 5 metros de la panadería.

La verdad es que un menú de 7,5 euros se ve en muy pocos sitios. Así que decidimos darle una oportunidad y allí que fuimos. Ensalada, un tipo de arroz a elegir (paella, fideguá, etc) y una cervecita + un café. Como teníamos más hambre que uno que no había comido nunca, nos estuvo todo bueno.

El camarero profesional y amable en el trato y una camarera haciendo carantoñas al niño, hizo que todo fuera más agradable.

Como dan comidas para llevar, reservamos para el día siguiente una paella aprovechando que venían unos amigos a vernos.

Sin grandes pretensiones, el clásico garito de playa, pero queda recomendado.

Fotos:


Canet
Tarjeta

Canet de Berenguer | El Canyaret | Menú
Cartel

Canet de Berenguer | El Canyaret | Cerveza
Cerveza

Canet de Berenguer | El Canyaret | Ensalada de Pasta
Ensalada de pasta

Canet de Berenguer | El Canyaret | Fideguá
Fideguá

Canet de Berenguer | El Canyaret | Paella
Paella

Canet
Ticket

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:

Me gusta(0)No me gusta(0)

Motel Vlčí Dvor (Ruzomberok, Eslovaquia)

El día no había empezado bien.

El intento de adentrarnos en Lunix IX, el gueto gitano de Košice, terminó en fracaso. Cuando ya habíamos alcanzado el puente de entrada al barrio otrora separado del resto del mundo por un muro, una horda que se acercaba con ademán amenazador nos hizo desistir del intento y emprender la marcha hacia el norte del país. Valientes sí, pero no temerarios. Sabemos reconocer cuándo no somos bien recibidos en un lugar.

Olvidado el objetivo mencionado nos dirigimos a Vlkolinec, un bonito pueblo de casas de madera declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco. A priori parecía un objetivo bastante más asequible que el primero, aunque la cosa terminó en un jarro de agua fría. Cuando apenas llevábamos unos diez minutos en el pueblo se puso a llover de tal forma que no era posible encontrar una escapatoria seca. Nos pusimos a correr de regreso al coche. Digamos que eran unos ochocientos metros, distancia que recorrimos en cuatro minutos y veintitres segundos (tiempo aproximado sin obligación contractual, solo mencionado con propósito ilustrativo).

Desmoralizados, hambrientos y, sobre todo, empapados, pasamos por delante del Motel Vlčí Dvor. Si es hora de comer, por mal que vayan las cosas, hay que comer. Hagamos caso a Dave Ramsey: comida, suministros, vivienda, transporte y ropa. El resto es simplemente jugar al Monopoly.

El caso es que entramos al restaurante y como pasa a menudo en Eslovaquia nadie hablaba inglés (y como pasa siempre en cualquier lugar del mundo, nosotros no hablamos eslovaco). Pero bueno, después de un buen rato conseguimos adivinar más o menos lo que venía en la carta y pudimos hacer el pedido:

  • Sopa de verduras con pasta
  • Crema de calabaza
  • Goulash de carnero al estilo Liptov con dumplings (Liptov es la región eslovaca donde está el restaurante)
  • Dumplings con queso de oveja y bacon
  • Estofado de cordero con romero, puré de patatas y salsa de manzana

También nos trajeron un plato de patatas con ketchup que no habíamos pedido. Pero ponte tú a discutir con la eslovaca para que se lleve las patatas, así que nos las terminamos comiendo sin rechistar como todo lo demás.

Fue llegar la comida y nos olvidamos del gueto y del aguacero. Tremendo lo buenísimo que estaba todo. Por partes:

  • Sopas: a cual mejor. La crema de calabaza igual se pasaba un poco de intensa, pero como yo no le echo sal a nada seguramente estaba en su punto justo. La de verduras, simplemente espectacular. Normal, porque no he probado sopa mala ni en ese país ni en los cercanos Hungría y Polonia.
  • Goulash: perfecto.
  • Estofado de cordero: me daba un poco de reparo y la primera masticación no la realicé con confianza. Pero luego resultó estar muy bueno y no quedó ni el romero.
  • Dumplings: que buena está la pasta esa rara que hacen en Eslovaquia y Hungría. Además, el bacon estaba cortado a dados muy pequeños y en su punto crujiente y doradito.
  • Patatas fritas: estaban bien, sin más. Lo que no es poco sabiendo la bazofía que sirven en muchos sitios.

Total, que comimos como marqueses por 28,20 euros (30 euros al cambio, incluyendo la propina). Es un precio muy bueno (éramos cuatro y quedamos más que llenos), pero bastante alto en el contexto eslovaco (digamos que un menú medio suele salir por unos 16 euros para cuatro comensales). Si un día os acercáis a Liptov, sin duda os lo recomiendo.

Fotos

Ruzomberok, Eslovaquia | Motel Vlčí Dvor | Sopa de verdura

Ruzomberok, Eslovaquia | Motel Vlčí Dvor | Sopa de calabaza

Ruzomberok, Eslovaquia | Motel Vlčí Dvor | Goulash de carnero al estilo Liptov con dumplings

Ruzomberok, Eslovaquia | Motel Vlčí Dvor | Estofado de cordero con romero, puré de patatas y salsa de manzana

Ruzomberok, Eslovaquia | Motel Vlčí Dvor | Dumplings con queso de oveja y bacon

Ruzomberok, Eslovaquia | Motel Vlčí Dvor | La cuenta

Ruzomberok, Eslovaquia | Motel Vlčí Dvor | Camarera tomando nota

Ruzomberok, Eslovaquia | Motel Vlčí Dvor | Comiendo sopa, que para eso me pagan

Ruzomberok, Eslovaquia | Motel Vlčí Dvor | Exterior del restaurante


Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:

Mapa

Me gusta(0)No me gusta(0)

Panadería La Merced (Canet de Berenguer, Valencia)

Todos los años solemos acercarnos a la playa para celebrar el cumple del pequeño Asb. Llevábamos un par de años viajando a Puerto de Sagunto y en esta ocasión decidimos, por cambiar un poco, ir al pueblo de al lado, Canet de Berenguer.

La zona es tranquila y en junio es ideal en cuanto a tiempo metereológico y en cuanto a bullicio de gente. Normalmente, me suelo levantar antes que asb y rkl, así que me gusta ir a dar una vuelta por el pueblo a ver sitios para desayunar.

Explorando Google Maps ya vi, que por la zona donde habíamos pillado el AirBNB sólo había un bar, un kebab y una cafetería/panadería. A 10 minutos andando estaban, eso sí, todos los bares clásicos pegados a la playa.

Así que me senté en la misma terraza dos días seguidos. El primer día, sin más (véase foto. Café con leche y tostada de tomate con aceite: 1,50). El segundo día fue para mear y no echar gota. Había apenas tres mesas ocupadas, pero poco a poco se fue sentando gente, hasta que se llenó la terraza. Todos y cada uno de los clientes fueron atendidos antes que yo. Tuve la sensación de ser transparente, como si me pudieran escupir en cualquier momento. Pasados veinte minutos, levanté la mano para que me sirvieran, la chica me pegó un medio-grito: “ya voy” con cara de mala leche.

“Déjalo, déjalo, ahora déjalo” –le dije. Me levanté y me senté en el bar de al lado (el Canyaret) a unos 4 metros de distancia de la panadería.

Parece evidente que no recomiendo tomar nada en esta panadería, aunque si sois conocidos o vais bien vestidos igual os sirven antes, vete tú a saber.

Fotos:


Canet
Desde la calle

Canet
Terraza

IMG_20170625_093543
Tostada con tomate, aceite y sal + café con leche


Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:

Me gusta(1)No me gusta(0)

Birolla 4 (Zaragoza)

Algunas veces los amigos de la juventud celebramos que no hemos celebrado algún “acto” digno de celebrar, y lo hacemos (el acto no, la celebración) con una comida gastronómica, para no mezclar. Este año, Manolo (uno de poco pelo, lo podéis ver en la foto) nos recomendó el Birolla4 y para allá que fuimos. No somos mucho de discutir por los foros de Wuasap. Somos más de “ok” “muy bien” “como digáis”. La falta de un líder siempre ha sido nuestro espada de damocles y ésto a veces tiene sus cosas buenas. Oscar se suele encargar de la burocracia hasta que algún día diga que sefiní, pero nosotros somos más de estirar la cuerda y cuando se rompa ya compraremos otra. Pues eso, que Oskitar se encarga de todo y reservó mesa para un sábado noche con un par de meses de antelación para poder ir a la cena unos cuantos.

Pero centrémonos. El Birolla 4 es un restaurante agradable, pseudo burgués, pero que siendo proletario te sientes cómodo. Ibamos con Manolo que llevaba una camisa con el cuello con la bandera de España, pero nosotros tampoco somos de criticar. Así que nos sentamos y la atención del camarero fue buena tirando a muy buena. En la mesa de al lado había un señor periodista que sale en Antena Aragón. En cuanto a la comida, que es de lo que hemos venido a hablar, habíamos negociado tras varias llamadas de teléfono un menú de 25 y luego nos pusieron un menú de 25. Así que todo correcto.
Comimos y bebimos (véase fotos): Tres entrantes divinos: Milhojas de foie con córcuma, Alcachofas con miso y reducción de guisantes, Puntalette de longaniza, borraja y cebolla seca. Y de segundos: solomillaco o atún rojo. De postre algo de carajillo de baileys, creo recordar.
Salimos contentos, en la acepción de agradecidos, no de borrachos. Por lo que el restaurante queda recomendado sin lugar a dudas. Volveremos para celebrar algún aniversario o con los amigos del pueblo. Relación calidad/precio OK.

 

Fotos:

Zaragoza | Birolla4 |
Entrada

Zaragoza | Birolla4 |
Contrapicado de certidumbre

Zaragoza | Birolla4 |
Los más guapos del local, salvando las distancias

Zaragoza | Birolla4 |
Milhojas de foie con córcuma

 

Zaragoza | Birolla4 |
Alcachofas con miso y reducción de guisantes

Zaragoza | Birolla4 |
Puntalet de longaniza, borraja y cebolla seca

Zaragoza | Birolla4 |
Vinorro

Zaragoza | Birolla4 |
Lomo de vaca vieja con crema y chips de boniato

Zaragoza | Birolla4 |
Atun rojo marinado con soja, sésamo y pisto de verduras (con cosas ricas, vamos).

 

Zaragoza | Birolla4 |
Carajillo Birolla4


Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:

Me gusta(1)No me gusta(0)
Realidad aumentada
Layar
Twitter
Síguenos en Facebook
Google Plus