Archivo de enero de 2012

Richis (Burgos)

Rafael Ibáñez (@rafaeliba) nos presenta el Richis de Burgos. Gracias Rafael

Para qué nos vamos a engañar: No hago ascos a un buen pescado, pero soy esencialmente carnívoro y, por lo tanto, me gustan las hamburguesas. Y si para comerlas puedo elegir un lugar más distinguido que las consabidas franquicias extranjeras, mejor que mejor. Afortunadamente, en Burgos contamos con Richis, una parrilla de sabor tex-mex con solera. Es verdad que se anuncia como “La casa de las costillas”, con las que ha alcanzado cierta fama, pero lo cierto es que nunca las he probado aquí, así que no puedo opinar.

El ambiente del local (que forma parte de la amplia y variada oferta hostelera de una misma cadena en la ciudad castellana) suele ser animado a la par que agradable, aunque en esta última ocasión el comedor estaba un tanto desangelado. Quizá sea porque era mediodía de domingo, y las ocasiones anteriores fuimos por la noche. A cambio, y quizá por esto mismo, el servicio fue aún más rápido que de costumbre. Para hacer apetito (como si eso fuese necesario) dimos cuenta de una fuente de nachos y unos aros de cebolla. Los nachos Richis combinan los totopos con carne condimentada, queso cheddar muy pero que muy fundido y aros de chiles jalapeños verdes hasta resultar una verdadera delicia. Y eso que, al menos en esta ocasión, los chiles apenas picaban, a pesar de la amable advertencia de la camarera que nos sirvió. Por su parte, para mi gusto los aros de cebolla tenían una masa de rebozado demasiado gruesa (me gusta casi imperceptible).

Los platos contundentes fueron las consabidas hamburguesas. Mis acompañantes coincidieron ambas al pedir la suya al roquefort: al parecer, más que correcta. Yo di cuenta de una General Caster, con queso, bacón y salsa barbacoa: exquisita, la comas con las botas puestas, con mocasines o descalzo (esto último es una falta de educación, que conste). Todas van acompañadas con algo de lechuga, una fina rodaja de tomate, cebolla fresca, láminas de pepinillo y muchísimas patatas fritas. Por aquello de ponerles un “pero”, no nos preguntaron cómo queríamos la carne, que estaba ligeramente pasada para mi gusto (prefiero que el corazón de la hamburguesa mantenga al menos un ligero color sonrosado).

Los postres se redujeron a dos (hubo quien quedó saciado en este punto), ambos decorados con simple nata montada. Aunque uno de ellos estaba ligeramente duro, los brownies combinaban a la perfección el sabor del chocolate con la textura de los tozos de nuez. Las trufas flambeadas estaban buenísimas, y eso que el licor utilizado (de difícil identificación, quizá güisqui) resultó excesivo. Un par de cafés cerraron definitivamente a la comanda.

Si el servicio es correcto, el precio no le anda a la zaga. El menú del día ronda los 13 €, aunque en nuestro caso hubo que despojarse de algo más de 67 doblones, lo que al cambio supone superar los 22,50 € por comensal. No me voy a quejar por el montante final, pero resultan muy llamativos un par de detalles: por una simple caña de las de toda la vida (nada de tubo o jarrita) nos soplaron 2,10 €, y 0,10 € por una gota de leche para cortar uno de los cafés, con lo que la rentabilidad de un litro de leche está más que asegurada. Ya sé que ambos detalles son muy comunes en hostelería pero…

Situado a dos pasos como quien dice de la calle de Vitoria (arteria principal de la ciudad, que parte de la plaza de Mío Cid, la de la estatua ecuestre del caballero) y a otros tantos de la Iglesia de San Lesmes, junto a la Biblioteca Pública del Estado en Burgos (cuyo nuevo edificio se inaugurará a lo largo de este año 2012 si la crisis y la Merkel no lo impiden), el Restaurante Richis es un lugar más que recomendable para una comida o cena un tanto informal. O, simplemente, para apoyarse en la barra y picar algo, sea a la hora del aperitivo, a media tarde o a primera hora de la noche.

Fotos:


Burgos | Richis | Nachos Richis
Nachos Richis

Burgos | Richis | Aros de cebolla
Parecen calamares, pero son aros de cebolla

Burgos | Richis | Hamburguesa al roquefort
Hamburguesa al roquefort

Burgos | Richis | General Custer
El General Custer, emboscado

Burgos | Richis | Flambeando las trufas
Flambeando las trufas

Burgos | Richis | Brownies cubiertos de chocolate
Brownies cubiertos de más chocolate

Burgos | Richis | Ticket
Montante final

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com


Mapa:


Ver mapa más grande

Me gusta(0)No me gusta(0)

Casa Carola (Madrid)

Cocido madrileño en Casa Carola (Madrid). En esta ocasión os presentamos la colaboración de Chus Gimeno (@chusigoza)

Un grupo de amigos aprovechamos el “Acueducto de la Inmaculada-Constitución” para hacer turismo lúdico-gastronómico-cultural por tierras castellanas. Establecimos nuestra base de operaciones en un apartamento del barrio de Las Letras de Madrid, próximo al Museo Thyssen, al Museo del Prado (cultural)… y a varios bares de tapeo y copeo (lúdico-gastronómico). Por cierto, aprovecho para contar que no es cierto que la gente desaparece de Madrid cuando hay puente, porque la capital del reino estaba hasta los topes, y no sólo de políticos celebradores del aniversario de la Carta Magna.

El último día de nuestra estancia, tras zampar cochinillo en Segovia, mazapanes en Toledo y otras delicias que dejan la dieta Dukan para el arrastre, rematamos la faena comiendo un cocido madrileño en Casa Carola, ubicado en la calle Padilla, n. 54, del barrio de Salamanca. Los nativos deseaban llevarnos a La Bola, pero fue imposible hacer la reserva, así que nos decidimos por Casa Carola, y la experiencia fue inolvidable.
En su web cuentan que “…su oferta de comedor a mediodía es el Cocido madrileño de tres vuelcos que, con aperitivo, pan, postre, café y chupito de licor, conforma un menú único con precio cerrado…”. El precio firme, cerrado y ajustado es de 29 euros por cabeza.

Cuando llegamos puntualmente a la cita encontramos la mesa dispuesta para 8 comensales en un buen lugar del comedor, que contaba con unas 10 ó 12 mesas más, repletas de personal. Los baberos, que todos nos pusimos como mandan los cánones, nos esperaban limpios y escoscados, además de una “jarra con agua del Canal de Isabel II y hielo de la misma procedencia”, un recipiente con salsa de tomate natural con cominos y orégano y un platillo con cebolletas y langostinos de Ybarra (guindillas, vaya), para los amantes de las actividades gastronómicas de riesgo.

Arrancamos con el aperitivo, consistente en una copa de cava y una croqueta de carne de cocido que estaba exquisita (la croqueta). Llegó la sopa, en su olla de barro, en cantidad suficiente para repetir (algunos hasta tres veces). Potente y sabrosa, no diré más… ni menos. Casi sin descanso, salieron de la cocina las bandejas con los garbanzos, las verduras y la carne. Como se aprecia en la foto, un cocido simplemente espectacular. A decir de algún purista (no fumador de puros, sino madrileño catador de cocido de toda la vida), pocos garbanzos (1 bandeja) para tanta boca, pero las dos bandejas de verduras (zanahorias, patatas, repollo, puerros) y las dos de carne (gallina, morcillo de ternera, chorizo, codillo de jamón, huesos de caña, tocino, morcilla casera) bastaban y sobraban para dejar satisfechos los agradecidos estómagos. Aún así, se puede repetir cuantas veces se quiera (y se pueda) de cualquiera de las viandas, según dicen en su carta. El aceite de oliva virgen para aliñar la cosa era delicioso, lo menos de Jaén y recogido por sus aceituneros altivos. Llegamos a los postres sin hambre, pero dimos buena cuenta de ellos. Repostería y helados artesanos es el postre incluido en el menú, aunque pedimos leche frita fuera de él y tuvieron el detalle de ofrecernos un trozo a cada uno.

El café, las infusiones y el chupito de licor están incluidos en el precio. En suma, excelente comida, buen servicio, agradable ambiente y, me atrevo a añadir, una web que informa con mucha precisión de lo que vas a encontrar cuando visites el local. Muy recomendable.

Fotos:


Madrid | Casa Carola | La mesa nos da la bienvenida
La mesa nos da la bienvenida

Madrid | Casa Carola | Croquetas, cava y baberos
Croquetas, cava y baberos

Madrid | Casa Carola | Pucherazo (de sopa)
Pucherazo (de sopa)

Madrid | Casa Carola | Bandejas de viandas
Bandeja de viandas

Madrid | Casa Carola | Postres
Postres

Madrid | Casa Carola | La cuenta (que nos trae)
Ticket

Madrid | Casa Carola | Imprescindible la visita...
Imprescindible la visita…

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com


Mapa:


Ver mapa más grande

Me gusta(0)No me gusta(0)

Asador Izarra (Izarra, Álava)

El Asador Izarra es un sitio donde comes como en casa. Literalmente. Los platos tienen fundamento y el cocinero no se entretiene en tonterías decorativas. ¿Quieres vainas? Pues un buen plato de vainas con patatas donde se nota que el ajo ha estado flirtreando cosa seria. Y de segundo, ¿qué me dices de un arroz? Pues arroz con carne y déjate de azafranes que el arroz amarillo es para flojos. De los huevos fritos con jamón casi ni hablamos: bañaditos en aceite y una bomba calórica digna de ser disfrutada.

El párrafo anterior no es broma ni es una crítica (al contrario). Así son las cosas y así se las hemos contado… y yo encantado de haber ido a comer a esa casa. La única pena que me queda es no haber podido ir un jueves (¿o era los martes?), cuando al parecer van los cazadores y de la cocina sale la artillería pesada. Igual este otoño…

Por cierto, mención especial al servicio: como si te sirve una madre. Del precio no me acuerdo, pero iría sobre los 11 euros (11 al cambio).

Fotos:

ifon 235
Vainas

ifon 233
Ensalada

ifon 232
Bebida

ifon 238
Huevos fritos con jamón

ifon 239
Arroz

ifon 240
Cuajada

ifon 236
Local

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:



Ver mapa más grande

Me gusta(0)No me gusta(0)

Calendario de eventos de gastronomía

Fieles a nuestro compromiso con las comidas, hoy inauguramos un calendario de eventos gastronómicos. En él iremos anotando todos aquellos eventos de los que tengamos conocimiento. ¿Organizas uno? Escríbenos y nos lo dices (moverelbigote en gmail), no te cortes.

A continuación tenéis el calendario en formato idem. En el lateral lo tendréis siempre en formato agenda para una referencia más rápida.

Me gusta(0)No me gusta(0)

Servicio de habitaciones del Hotel Atton Las Condes (Santiago de Chile)

Entre el jet lag, las conferencias y la movida cena en La Piojera, llegó un punto en que mi cuerpo pedía algo de reposo. Así que la última noche de mi estancia en Santiago de Chile decidí quedarme en la habitación y pedir que me subieran la cena.

Haber había bastantes opciones, pero como digo estaba ya algo perjudicado así que me tiré al azúcar en sus variantes de ingestión lenta y rápida. Por un lado me aseguraba unas horas de supervivencia a base de hidratos de carbono y por el otro me agenciaba un postre que me permitiera una activación rápida e indolora. Lo anterior se resumen en un plato de raviolis cuatro quesos y un mousse en duo de chocolate y maracuyá en salsa de frambuesa y fresas. Los que me conocéis sabéis que mi cerebro necesita mucho dulce, así que el postre se lleva la medalla en esta cena. La pasta no estaba mal, pero en este caso no podría decirse aquello de que un poco de pasta basta.

Para beber, Coca Cola light y agua Vital, porque de lo que se trata es de sobrevivir. Por cierto que según parece esa marca de agua es de la propia Coca Cola, así que no estoy seguro de que provenga de los Andes nevados que veía desde la ventana de la habitación (esto lo digo para chulear, en realidad me da lo mismo el origen concreto de lo que había en esa botella).

Fotos:

ifon 320

ifon 321
Raviolis cuatro quesos

ifon 322
Mousse en duo de chocolate y maracuyá en salsa de frambuesa y fresas

ifon 325
Agua

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:



Ver mapa más grande

Me gusta(0)No me gusta(0)
Realidad aumentada
Layar
Twitter
Síguenos en Facebook
Google Plus