Archivo de Mayo de 2012

Marisol Arriaga (Logroño, La Rioja)

Primer día de un curso sobre reputación online en Logroño. Como hago a menudo, para ilustrar algunas explicaciones uso la experiencia de este nuestro blog. Termina la sesión, se acerca una alumna y me dice:

– Mi madre tiene un restaurante y estás invitado a comer. Si quieres puedes ir mañana mismo.

Y así fue como me encontré delante de la puerta del restaurante de Marisol Arriaga. El trabajo es lo primero.

Álex, que estaba a cargo del restaurante en el momento de mi llegada y que después resultó ser un magnífico anfitrión, no sabía que yo iba a ir. Pese a ello, al explicarle mis intenciones de comer por la cara (bueno, y de explicarle que iba de parte de Carla… ahora no os agolpéis en la puerta que os conozco) me ofreció asiento y me preguntó qué quería. Tú mismo, le dije. Y acerté.

De beber me trajo una botella de Melquior cuyo vino estaba muy bueno. Yo no soy experto en vinos sino en comer, pero de todos modos creo que fue de lo más acertado. De hecho algo más adelante me dijeron que ese vino no casaba con uno de los platos y me ofrecieron una copa de vino blanco que rechacé.

Y de comer, la lista es extensa:

  • Galletas de tomate y orégano con jamon, pistacho y huevas (no recuerdo de qué) como aperitivo
  • Sopa fria cereza con changurro y brotes tiernos
  • Hojaldre de vieiras y verduritas con salsa americana
  • Alcachofitas con foie y jamón
  • Ventresca de atun con mango, piñones y pesto
  • Cordero asado
  • Queso mascarpone, sal, frutos rojos (postre 1, no conservo foto)
  • Mousse doble chocolate con pistachos, helado de cafe y baileys (postre 2)

Madre del amor hermoso, que bien hemos hecho al elegir este trabajo… prometo que no digo esto porque me invitaron (aunque eso aumenta mi satisfacción): todo lo que comí estaba delicioso. Buah…

No sabría decir con cuál me quedaría porque los disfruté todos. Si acaso, hubiera repartido la comida en dos tandas porque salí de allí a reventar y tenía cuatro horas de curso menos de una hora después.

Por otro lado, tuve ocasión de compartir y departir con Marisol, la dueña del restaurante. Además de saludarme al inicio se sentó después un rato conmigo y me invitó a una copa de cava. Me explicó el montón de cosas que hacen (además del restaurante tienen una tienda de productos gourmet y sirven miles de raciones de catering).

Todo positivo, no puedo decir nada más. Gracias Marisol, Álex y Carla 🙂

Fotos:

Logroño | Marisol Arriaga | Galletas de tomate y orégano con jamon, pistacho y huevas
Galletas de tomate y orégano con jamón, pistacho y huevas

Galletas de tomate y orégano con jamon
Las galletas

Logroño | Marisol Arriaga | Sopa fría de cerezas con changurro y brotes tiernos
Sopa de cerezas

Logroño | Marisol Arriaga | Hojaldre de vieiras y verduritas con salsa americana
Hojaldre de vieiras y verduritas con salsa americana

Logroño | Marisol Arriaga | Alcachofitas con foie y jamón
Alcachofitas con foie y jamón

Logroño | Marisol Arriaga | Ventresca de atún con mango, piñones y pesto
Ventresca de atún

Logroño | Marisol Arriaga | Cordero asado
Cordero asado

Logroño | Marisol Arriaga | Mousse de doble chocolate con pistacho y helado de café y Baileys
Mousse

Logroño | Marisol Arriaga | Cava y café
Cava y café

Logroño | Marisol Arriaga | Marisol Arriaga y Javier Leiva tomando cava
Con Marisol

Logroño | Marisol Arriaga | Agua sierra de Cazorla
Agua

Logroño | Marisol Arriaga
Vamos que nos vamos

Logroño | Marisol Arriaga
Entrada al restaurante

Logroño | Marisol Arriaga | Furgoneta catering
Furgoneta

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:


Ver mapa más grande

Me gusta(0)No me gusta(0)

Catacuina (Vic, Barcelona)

Finales de enero de 2010, en Vic. Edificio del Seminari. Entro al aula donde vamos a empezar un curso de cortometrajes al que me había apuntado y, como de costumbre cuando soy alumno de algo, me siento en la última fila. Faltan unos minutos para la hora de inicio, así que todavía somos pocos y lentamente van llegando otras personas.

De repente, entra alguien por la puerta que mira hacia mi zona y levanta la mano: ¡ey! Yo iba sin gafas, pero me pareció que iba dirigido a mi. ¿Quién es? ¿Me conoce? Se va acercando y cada vez estoy más convencido de que no se dirigía a mi, porque no identifico a nadie conocido. Pero casi al llegar a mi, me dice:

– Ets el Javi, oi?
– Sí.
– Jo sóc el Surfzone.

¡Coño! Digo… ¡cáspita! Ese fue unos de esos momentos flipantes que recuerdas toda la vida (o de momento durante más de dos años, en mi caso). Resulta que a Ruben es la persona que está detrás de la cuenta Surfzone en Flickr, plataforma en la que éramos contactos desde hacía tiempo. El caso es que él se había quedado con mi cara, pero pese a que conocía perfectamente su cuenta (e interactuábamos con regularidad) yo no con la suya (soy un desastre para esas cosas, me pasa todo el tiempo y aprovecho para pedir disculpas a todos los que se puedan haber sentido ofendidos por ese motivo en algún momento; es mi mente, nada personal).

Así que hicimos el curso con una brillante obra cinematográfica incluída y después nos hemos visto bastantes veces. Ruben es un tipo inquieto que, hagas lo que hagas, él también lo ha hecho y mejor que tu… y eso sin contar el millón de cosas que hace que yo sería incapaz ni de plantearme. ¡Que tio!

Entre ese millón de cosas está la cocina. No es que le guste cocinar, es que me tiene siempre sufriendo cuando veo en su Twitter fotos de los platos más suculentos… que después suele publicar en su blog Catacuina.

El caso es que ahora, además de cocinar, se ha puesto a dar cursos de cocina en Calldetenes. En estas, un sábado de hace poco me dijo que si quería pasara por allí al mediodía que me invitaba a comer. Y como ya sabéis que no me duele trabajar en fin de semana, acepté y allí estaba a la hora indicada.

Al entrar al aula estaban todas las alumnas moviendo el bigote (figurado, no quisiera meterme en jardines) y sobre la mesa de trabajo de Ruben había un montón de platos: arroz chino (uso el genérico porque no recuerdo el nombre que me dijo), pollo al curry, patatas nosecomo, taboulé… ni lo recuerdo, pero eran muchas cosas. Me preguntó lo que quería pero preferí delegar esa decisión, así que me dio dos tuppers (ahora están de moda, ya que los usa el presidente Mariano) que todavía no le he devuelto y cuyo contenido era:

La cosa salió muy buena. El hummus me encanta, y con la berenjena estaba buenísimo. ¡Buf! Y las albóndigas estaban al punto de hechas (justo al límite de crudo para mi, que soy de supercocciones) y con una salsa espectacular. Intenté limitarme con el pan para mojar, pero debo confesar que no lo conseguí.

Gràcies Ruben!!

Fotos:

Vic | Catacuina | Hummus con berenjena
Hummus con berenjena

Vic | Catacuina | Albóndigas
Albóndigas

Vic | Catacuina | Ruben Giró, el maestro cocina
Ruben, el maestro de cocina

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa (de donde el curso):


Ver mapa más grande

Me gusta(0)No me gusta(0)

La Barca (Salou, Tarragona)

Agradecer esta colaboración a David Herrero, nuestro corresponsal playero en la Costa Dorada

Con motivo del casamiento de mi amigo Sergio, decidimos desplazarnos a Salou 4 días para celebrar su despedida de soltero, y aprovechando que el martes día 1 hizo bueno, de calor, se entiende, dos integrantes de la expedición prolongamos nuestra estancia. Por la mañana playita, sol y fotos pre-veraniegas de rigor, sobre las 3 de la tarde, paseo de punta a punta de la costa para buscar el restaurante perfecto, el elegido, Restaurante la Barca, en la calle Colón, en la zona del acantilado.

Se puede elegir entre 3 menús, de 16€, de 18€ (ambos incluyen el IVA pero no la bebida) y un tercero de 15’80€ en el que entra de bebida una botella de vino pero según el plato que elijas se incrementa el precio equis euros.

Negociamos con el relaciones públicas del Restaurante una bebida por cabeza gratuita de cerveza, sangría o agua, así que optamos por el menú de 16€. Estaba bastante lleno el local y eso siempre suele ser buena señal. La verdad es que pensábamos que haríamos corto y nos la clavarían al pedir más gasolina, pero nada más lejos de la realidad, como se puede ver en las fotos.

El restaurante tiene una parte interior, moderna, con bastantes mesas y una terraza exterior bien montada y decorada (en la foto no se aprecia tanto). Comimos al sol, para broncearnos todo lo posible y pedimos:

  • Primeros: mejillones a la marinera y puntillas. Los dos platos abundantes y sabrosos, las puntillas eran hermosas y había contenido, no solo era el rebozado.
  • Segundos: ambos, arroz caldoso con cigalas, muy bueno….no pudimos con todo, por ponerle alguna pega, faltaba un poco de variedad en el contenido, que no cantidad (4 cigalas por plato, calarames, sepia y almejas).
  • Postres: 2 bolas de helado con nata y fresas y coulant, de agradecer el detalle del restaurante ya que el coulant solo estaba en el menú de 18, pero como tenían de sobra (fuimos de los últimos en terminar cerca de las seis de la tarde), nos lo pusieron sin ninguna pega.

Para terminar: un cortado y carajillo de Bayleis, no entraba en el menú y se pago a toca teja.

Ah… como curiosidades el botón que hay en la mesa para llamar al camarero y el detalle, mientras esperábamos, de ponernos una tapa sorpresa: pescadito frito, muy bueno y abundante.

En resumen: buen precio, comida buena y buen trato. Recomendable para los 16 € que costó el menú.

Fotos:


Salou | La Barca | Cartel
Toallita de limón

Salou | La Barca | Arroz con cigalas
Arroz caldoso con cigalas

Salou | La Barca | Mejillones
Mejillones al vapor

Salou | La Barca | Puntillas
Puntillas

Salou | La Barca | Sangría y cerveza
Gasofa

Salou | La Barca | Sangría
Pedazo sangría

Salou | La Barca | Pescaíto frito
Pescaíto entrao en carnes

Salou | La Barca | Postre
Postres, casi ná

Salou | La Barca | David Herrero
El jefe sufridor

Salou | La Barca | Terraza
Terraza

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:


View Larger Map

Me gusta(0)No me gusta(0)

Paiolet (Tortosa, Tarragona)

Paiolet es un restaurante pegado al río Ebro. Si un día queréis encontrarlo, no tiene pérdida: a pocos metros del monumento a los combatientes que hallaron gloria en la batalla del Ebro. Se trata del pedrusco de ensalzamiento del franquismo más grande que hay en Cataluña y, a 2012, allí sigue presidiendo el lugar (tremendo). Quien esté interesado en saber más sobre este tema puede leer esta opinión de Brian Cutts, que aboga por retirar el monumento. Aunque también hay quien opina todo lo contrario, como se puede leer en la web Generalísimo Franco. A leer, concretamente, el capítulo titulado La batalla del Ebro, victoria de todo el pueblo contra la decadencia nacional. El encuentro de España con si misma.

Pero vamos al restaurante, que es lo nuestro. Llegué allí al terminar un curso que había estado impartiendo a pocos metros. El curso en si terminaba a las 14 horas (una hora tarde para mi, que como a las 13), pero me quedé a redactar el informe final. Tuve unos problemas técnicos que me hicieron demorar hasta las 15.30 horas, y cuando ya con el trabajo terminado quise salir del edificio resultó que ya se habían ido todos y habían cerrado. Por fortuna, cuando me acerqué a la puerta para intentar adosarle un explosivo plástico sonó una alarma a toda leche y la señora de la limpieza, que ya había llegado, se enteró de que había alguien más en la casa y accedió a liberarme sin violencia ni rescate.

En fin, que entre unas cosas y las otras ya eran casi las cuatro y yo sin comer, acostumbrado como estoy a merendar a las cinco. Así que nada más salir de donde el curso me topé con la puerta del Paiolet y me metí sin pensarlo demasiado:

– ¿Se puede comer?
– Sí, pasa.
– Perfecto. ¿Dónde está el baño?

Y me fui al baño para desaguar pensando en comer ya con todos los deberes cumplidos. Mientras me lavaba las manos vi por el retrovisor que sobre la máquina dispensadora de papeles para secarse había dos bultos sospechosos. Hum… los dos bultos resultaron ser una cartera y un llavero con por lo menos un millón de llaves. Los cogí (con las manos ya secas) y de camino a mi mesa pasé por donde la jefa a entregarle el tesoro. Ella fue a preguntar a una mesa cercana a la mia y el propietario de los dos bultos dijo que lo era, me miró a mi con desdén y todavía estamos esperando la jefa y yo que haga un gesto. No ya de agradecimiento, dónde va a parar… con un mínimo de conformidad nos daríamos por halagados.

Y a todo esto, no sé qué ocurre que no llega la comida. Así que todavía a medio sentar, me dispongo a leer la oferta y me decanto por lo siguiente:

  • Ensalada verde con virutas de parmesano y vinagreta de frutos rojos
  • Canelones de setas y carne picada
  • Mousse de chocolate blanco
  • Agua (para beber)

Al minuto me informan de que no quedan canelones, así que al final el segundo fueron unos huevos fritos con jamón y patatas.

La comida estaba buena, de más a menos. La ensalada me gustó mucho, los huevos bien y el jamón crujiente y bueno; quizá las patatas tenían algo de aplatanamiento. El postre, denso como el cemento: incluso yo que soy un postrero reconocido mundialmente considero que ese dulce tan acusado es excesivo. Por cierto, que destaco como muy bueno el pan con tomate que me trajeron mientras esperaba por la ensalada.

Al final, 15 euros (16 y poco al cambio sumando el café) y contento en términos generales.

Fotos:

Tortosa | Paiolet | Pan, tomate y olivas para entrar en calor
Aperitivo

Tortosa | Paiolet | Ensalada verde con virutas de parmesano y vinagreta de frutos rojos
Ensalada

Tortosa | Paiolet | Huevos fritos con jamón y patatas
Huevos fritos

Tortosa | Paiolet | Mousse de chocolate blanco
Mousse

Tortosa | Paiolet | Paiolet
Paiolet

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:


Ver mapa más grande

Me gusta(0)No me gusta(0)
Realidad aumentada
Layar
Twitter
Síguenos en Facebook
Google Plus