Archivo de julio de 2012

Restaurante El Embrujo (Lima, Perú)

El 7 de julio tengo por costumbre celebrar mi cumpleaños, y este año no fue excepción. Me encontraba yo en Lima, distrito de Miraflores, así que busqué por allí algún lugar con buena pinta para darme un homenaje. Discreto, solitario en esta ocasión, pero homenaje al fin y al cabo (el día anterior tuve un momento de felicitación multitudinaria que incluyo en forma de video más abajo; aunque no sea del restaurante que estoy reseñando, es válido para demostrar que no soy una persona 100% privada de vida social).

El caso es que, siendo extranjero, no es fácil discernir en Lima cuál puede ser un lugar bueno para comer. No lo digo porque se coma mal ni nada de eso, sino porque uno no maneja los estándares del lugar y no sabe identificar los signos externos que en otro contexto detecta sin siquiera necesidad de tomar consciencia de ello. Me estoy enrollando, así que explico cuál fue mi truco: acercarme a un rebaño de abuelas que se amontonaban delante del cartel a la entrada del restaurante El Embrujo. Sus comentarios fueron positivos y entraron al local con evidente satisfacción por haber dado con una buena oportunidad, así que yo me disfracé de comensal seguro de si mismo y entré detrás de ellas pidiendo una mesa para uno.

La comida se materializaba en forma de menú. Para empezar, un bufé de ensaladas que agradeceré eternamente. En Perú no es fácil comer hortalizas y yo ya las andaba necesitando, así que disfruté bastante esta primera parte. De primero (entrada en peruano) brocheta de pescado, aunque luego resultó ser de pollo. Como segundo (fondo en peruano), milanesa de pescado. Para beber, zumo de manzana (en Perú no acostumbran a beber agua pura, como le llaman al agua) y como postre mazamorro morada.

La comida estuvo buena, la verdad. Y el servicio bastante bien, con explicación detallada de las salsas que se podían tomar acompañando a la ensalada. Explicación que solicité yo, por cierto, ya escamado después de comprobar lo que tira en Perú la comida picante.

Todo lo anterior y un café salió a 18 nuevos soles (unos 5,6 euros al cambio).

Fotos:

Lima (Perú) | Restaurante El Embrujo | Buffet de ensaladas
Buffet de ensaladas (sale borrosa, pero allí estaba bien)

Lima (Perú) | Restaurante El Embrujo | Ensalada
Ensalada y zumo de manzana

Lima (Perú) | Restaurante El Embrujo | Brochetas de pollo
Brocheta de pollo

Lima (Perú) | Restaurante El Embrujo | Milanesa de pescado
Milanesa de pescado

Lima (Perú) | Restaurante El Embrujo | Mazamorro morada
Mazamorro morada

Lima (Perú) | Restaurante El Embrujo | Local
Local

Lima (Perú) | Restaurante El Embrujo | Menú
Menú

Lima (Perú) | Restaurante El Embrujo | Exterior
Exterior

Lima (Perú) | Restaurante El Embrujo | La cuenta
La cuenta

Lima (Perú) | Restaurante El Embrujo | Cobradores
Compañía Peruana de Medios de Pago, S.A.

Video:

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:


Ver mapa más grande

Me gusta(0)No me gusta(0)

Hotel Goya (Zaragoza)

Agradecer a Chus Gimeno la colaboración del Restaurante del Hotel Goya de Zaragoza. Gracias Chus.

Soy poco amiga de las comidas y cenas en hoteles, he de confesarlo. Manías de persona que se acerca ‘peligrosamente’ a la antaño llamada ‘edad dorada’, porque ahora, a golpe de decretazo, se está transformando en la ‘edad de piedra’ (tiempos duros los que vivimos… y más los que se aproximan). Pero en este caso, la excepción a mi norma es obligada: una gran amiga se retira del Magisterio y los compañeros le organizan el jubileo en uno de los restaurantes del Hotel Goya, situado en una calle peatonal a pocos metros de la Plaza de España en Zaragoza.

El comedor, oculto en el semisotano del edificio, está montado con una sola mesa para 36 personas. El espacio resulta acogedor e íntimo, y cuenta con unos biombos que nos separan de otro salón vacío, donde continuará el festejo hasta que los cuerpos (jubilados y no jubilados) aguanten. La cena es servida por dos jóvenes camareros, bajo la atenta mirada del encargado, que resultan ser rápidos y eficaces. Quienes hayan participado en celebraciones multitudinarias, ya sean bodas, bautizos, comuniones o jubilaciones, sabrán que los menús son cerrados, con opciones de carne o pescado en el segundo plato y pare usted de contar.

Aquí va el menú
Aperitivo: Sorpresa del chef. Una pata de cangrejo sumergida en una salsa de queso o algo así. Para mí que la pata era de palo, no sé…
Entrante: Vol au vent de pulpo, ahumados y gambas con salsa de cava. Este plato sí fue una sorpresa. Estaba riquísimo, bien repleto de relleno y muy bien presentado.
Plato principal:
-Lomo de merluza del Cantábrico al estilo donostiarra con gambas y almejas. Quienes lo eligieron comentaron que estaba excelente. El tamaño de la pieza era considerable y se podía repetir. Sólo un ‘pero’: ¿lleváis contados el número de platos que llevaban gambas? Como para tenerles manía, vaya.
-Medallones de solomillo ibérico en salsa de foie con variedad de setas y patatas paja. Exquisito, en su punto. Las patatas no consiguieron huir a tiempo de la freidora, eso sí.
Postre: Pastel Sacher con confitura de naranja amarga y helado de vainilla. Para hacerle la ola. La presentación, muy ‘coquetona’. Hubiera hecho las delicias de los anfitriones de este blog, @moverelbigote forever!!!

No haré comentarios sobre el vino. No estaban nada mal, pero estaba muy ocupada comiendo, charrando y riendo como para fijarme en la bodega, la cosecha y demás. Puedo decir que había un tinto y un blanco, lo habitual. Con el postre, brindis con cava, seguido por cafés e infusiones varias, licores a cascoporro… No puedo asegurar el precio, porque se abonó la cena y la aportación para los regalos en un bloque, pero calculo que rondaría los 25-30 €.

En resumen, recomendable, aunque es preferible que el chef no de sorpresas y se ciña a lo solicitado… y llevar GPS, porque el acceso al comedor resulta un paseo por un laberinto (no como el de El resplandor, pero casi). Ni os cuento lo que cuesta encontrar los servicios después de trajelar varias copas de vino, alguna de champán y catar licores.

Fotos:


Zaragoza | Hotel Goya | Mesa dispuesta
Mesa dispuesta

Zaragoza | Hotel Goya | Vol au vent de muchas cosas
Vol au vent de muchas cosas

Zaragoza | Hotel Goya | Sorpresa del chef
Sorpresa del chef

Zaragoza | Hotel Goya | Medallones de solomillo
Medallones de solomillo

Zaragoza | Hotel Goya | Lomo de merluza donostiarra
Lomo de merluza donostierra

Zaragoza | Hotel Goya | Pastel Sacher
Pastel Sacher

Zaragoza | Hotel Goya | Brindis con apagón
Brindis con apagón

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:



Ver mapa más grande

Me gusta(0)No me gusta(0)

Mover el Bigote en Layar: nos vamos a la realidad aumentada

Nuestro colaborador burgalés aventajado se ha marcado una cantidad importante de trabajo y ha hecho para nosotros la capa de Mover el Bigote en Layar. Muchas gracias, ¡Rafael Hernández Ibáñez!

Captura de pantalla 2012-07-10 a la(s) 17.02.20

En la capa están todas nuestras crónicas excepto algunas correspondientes a casas particulares y una en la cuál dábamos el do de pecho. Solo tenéis que buscarla en la aplicación y descargarla en vuestro aparato (dispositivo electrónico)

Si no sabéis qué es Layar, vivís en el siglo XVI. Seremos buenos y os pasaremos un enlace donde lo explican. Ah, y comprad un móvil en condiciones… el Nokia 3310 no se rompe pero ha quedado un poco desfasado 😉

Me gusta(0)No me gusta(0)

Centro Galego (Burgos)

Agradecer a nuestro colaborador oficial de Burgos, Rafael Ibáñez esta crónica del Centro Galego. Gracias mil

Cuando a eso de las once de la noche te planteas picar algo para cenar mientras la temperatura supera los 30˚C, añoras sentarte en una terraza playera frente al Cantábrico, con la brisa y el rumor de las olas serenándote el ánimo. Pero -estando en Burgos- no era cuestión de chupar carretera, entre otras cosas (seguridad y consumo al margen) porque habríamos llegado demasiado tarde para encontrar alguna terraza apropiada abierta. Así que optamos por acercarnos a la representación marítima más occidental existente en la capital castellana.

Amén de acoger como casa regional a los gallegos asentados en Burgos, la Cervecería del Centro Galego es una de las marisquerías más populares de la ciudad, al menos a la hora del picoteo dominguero y las colaciones informales (que es de lo que yo puedo dar fe personalmente). Ubicada tras el moderno Complejo de la Evolución Humana -formado por el CENIEH, el MEH y el Fórum Evolución, se encuentra en una calle bastante tranquila, en la que a esas horas es posible escuchar si no el rumor del mar al menos el canto de alguna cigarra (o de un grillo, que no lo tengo muy claro). Recientemente remozado, es un local con cierto encanto, en el que los foráneos (esto es, en este caso los burgaleses y visitantes de otros lares que no sean Galicia) son acogidos con amabilidad y en el que los gallegos se encuentran como en casa (no podía ser de otra manera). El actual concesionario mantiene la calidad y con ello el renombre que alcanzó merecidamente desde su apertura, allá por 1995.

Con algo de cerveza y vino de Ribeiro (pedí que me lo sirvieran en copa en lugar de taza para tener que reponer menos veces, que el calor azuzaba la sed) dimos cuenta de un tiernísimo y exquisito como siempre pulpo a feira, sin excesivos cachelos ocupando el plato de madera. La ración de boquerones fritos (que casi se deshacían en la boca) no estaba nada mal, aunque los pimientos de Padrón eran en este caso todos del “non” (o sea, que no picaba ni uno). En cambio, las almejas a la marinera estaban exquisitas: limpias, carnosas, tiernas y servidas en abundante salsa, de la que no dejamos ni muestra a fuerza de pan. De postre compartimos una generosa ración de tarta de orujo, de apariencia simple pero bastante buena; acaso el orujo no marque tanto su sabor como otros licores, pero en todo caso resultó agradable para nuestros paladares, que fueron finalmente gratificados con sendos cafés bombón.

Por todo nos cobraron 44’80 pesos, lo que al cambio supone 22’40 € por cabeza (porque fuimos dos los comensales). Lo que no está mal, habidos los tiempos que corren. Además, cenar en una terraza en Burgos, sin necesidad de ponerse una chaqueta, no tiene precio. Son ya muchos años acudiendo al Centro Galego a picar. Algún día habrá que probar el marisco…

Fotos:


Burgos | Centro Galego | Entrada
Entrada Centro Galego (de tertulia en manga corta)

Burgos | Centro Galego | Boquerones y Pimientos de Padrón
Pimientos de Padrón sobre boquerones fritos

Burgos | Centro Galego | Pulpo
Pulpo servido en su plato de madera

Burgos | Centro Galego | Almejas marineras
Almejas marineras

Burgos | Centro Galego | Tarta de orujo
Tarta de orujo

Burgos | Centro Galego | Cafés
Café bombón

Burgos | Centro Galego | Ticket
Cuenta

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:



Ver mapa más grande

Me gusta(1)No me gusta(0)
Realidad aumentada
Layar
Twitter
Síguenos en Facebook
Google Plus