Archivo de agosto de 2012

Taberna La Piedra (Zaragoza)

Llevaba tiempo con la intención de volver a comer a la Taberna La Piedra. Este año había sido el que menos había recaudado en la quiniela que hacemos cada semana en el curro, así que tocaba pagar. Por ello antes de marchar de vacaciones decidimos ir a un lugar seguro.

La Piedra está ubicada en la C/ Cortes de Aragón 64, cerca de la Ciudad Universitaria de Zaragoza. El sitio es pequeño pero coqueto y decorado con gusto. El servicio es correcto y agradable. Es curioso que en un par de ocasiones nos han recomendado no pedir tanto plato pues son cuencos de comida bastante grandes, algo que se agradece.

Hacía un calor del 15 y allá marchamos David, Miguel y yo, después de currar. Pedimos Ensalada de pato con frutos del bosque y jamón y Huevos rotos con patatas para compartir. Ambos platos tremendos tanto en cantidad como en calidad. La verdad es que ya te quedas bien con esos dos platos. De segundo pedimos la especialidad de la casa. Dudamos en pedir Solomillo o Chuletón y al final nos decidimos por éste último. El sistema está bien. Te sacan la carne cruda y cada 10 minutos te van cambiando la plancha. Tú vas poniendo la carne y así siempre está hecha a tu gusto y caliente (la carne digo, o mejor dicho, el chuletón).

Elegimos de beber Absum Varietales, un Somontano tremendo del que dimos cuenta de dos botellas y dos aguas de litro y medio. De postre: dos flanes de café con baileys y unas trufas con nata. Y para cerrar la comida, un café, un cortado y un carajillo. Todo ello por 113 euros (37€ por barba).

En esta ocasión éramos los únicos que pedimos la carne a la piedra. Aunque por alguna vez que hemos ido a cenar, y si hay que poner algún “pero”, al ser un sitio pequeñito, se concentra algo de humo. De todas maneras queda recomendado.

Fotos:


Zaragoza | La Piedra | Ensalada
Ensalada de pato con frutos del bosque y jamón

Zaragoza | La Piedra | Huevos rotos
Huevos rotos con patatas

Zaragoza | La Piedra | Trio
Trío con chuletón

Zaragoza | La Piedra | Chuleton
Chuletón

Zaragoza | La Piedra | Profiteroles
Trufas con nata

Zaragoza | La Piedra | Flan
Flan de baileys

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:


Ver mapa más grande

Me gusta(0)No me gusta(0)

Sidrería Plaza Mayor (Gijón)

Agradecer la colaboración de Rafael Ibáñez de Sidrería Plaza Mayor (Gijón)

De un tiempo a esta parte, uno de los ritos que he de cumplir durante el estío es pasar unos días —siquiera un breve fin de semana— en Asturias, utilizando como base la ciudad de Gijón. Así resulta bastante fácil reponer fuerzas al caer la noche en la terraza de alguna de las sidrerías del caso viejo, gozando de buena sidra, buenos platos y el alegre trasiego de jóvenes (y otros que no lo son tanto) trasladándose de local en local, camino del botellón en el Parque del Cerro de Santa Catalina o celebrando alguna vistosa despedida de soltero/a. (Aún no he averiguado cómo es posible que ellas no acaben rodando hacia el mar con esos impresionantes taconazos después de haber dado cuenta de varias botellas de sidra. Será una habilidad adquirida desde la cuna, o los genes…).

El caso es que, aunque al cabo de los años solemos terminar recalando preferentemente en un par de ellas, en esta ocasión sólo me referiré a la sidrería Plaza Mayor. Pese a su nombre, está ubicada en una estrecha travesía que sube desde la Plaza del Marqués a la Plazoleta de Jovellanos. No es de esos establecimientos más o menos volcados hacia el turista, como otros muchos de la zona; antes al contrario, tiene el verdadero regusto de lo antañón y lo local, un tanto cantinero. No suele ser fácil encontrar mesa libre, aunque la estrechez de la callejuela impide que se formen grupos de espera, de modo que si tienes la fortuna de que alguien se levante cuando tú llegas, lo tienes hecho. Eso es lo que nos ocurrió, así que nos encontramos delante de la carta a una hora relativamente temprana. El paté de cabracho estaba suave y sabroso y nos lo ventilamos en un pispás a base de picatostes. El pan acompañó, junto con abundantes patatas bien fritas, el picadillo aderezado con ese manjar culinario de la tierra que es el queso de Cabrales, un contraste de sabores tan sorprendente como agradable. Pero si algo estaba sublime eran los chipirones a la plancha. De tan tiernos que estaban, se agradecía que no les hubiesen quitado la pluma. Así que tomaba uno por un extremo, me lo llevaba a la boca y extraía con cuidado esa especie de espina córnea que les proporciona consistencia, lo que me permitía gozar plenamente de su sabor y su textura, sencillos y sublimes a la vez.

Cada uno de estos platos hubo que regarlos con su correspondiente botella de sidra, convenientemente escanciada para romper el chorro contra el borde del vaso y bebida a pequeños sorbos, de tamaño justo para inundar la boca. De postre nos decantamos por raciones de un par de especialidades locales: charlota (tarta de bizcocho y nata con cobertura de chocolate) y gijonesa (tarta de bizcocho, turrón de Jijona y nata recubierta con yema tostada). A pesar de todo, en ningún caso resultaron excesivas, y si la primera estaba buena, la segunda estaba exquisita. Uno de los dos, además, acompañó el dulce con un café.

Por todo esto nos cobraron 50,10 €, lo que el cambio supone 25,05 € por cabeza. Quizá pueda parecer un precio un poco alto para un chigre como éste, pero lo cierto es que el servicio es resulta informal pero sumamente atento —el que parecía el dueño tuvo algún detalle de cierta familiaridad, para nada incómodo— y de su cocina salen platos bien ricos. Si gustas de los productos del mar (parrochas, bocartes, oricios, pixín…), las carnes (entrecot, chorizos, lacón…) o de otras delicias (fabada, callos, pimientos con anchoas, quesos…) y no te importa comer al aire libre sentado en una silla de tijera de madera en una animada callejuela, la sidrería Plaza Mayor es una parada obligatoria en el anochecer gijonés.

Fotos:


Gijón | Plaza Mayor | Terraza
Terraza y chaflán

Gijón | Plaza Mayor | Paté cabracho
Cabracho sublimado en forma de paté

Gijón | Plaza Mayor | Chipirones plancha
Chipirones a la plancha (algo borrosa por culpa del flash, no de la sidra)

Gijón | Plaza Mayor | Picadillo Cabrales
Picadillo al cabrales con patatas

Gijón | Plaza Mayor | Sidra
Testimonio de la sidra que trasegamos

Gijón | Plaza Mayor | Tarta Gijonesa
Tarta Charlota

Gijón | Plaza Mayor | Tarta Charlota
Tarta Gijonesa

Gijón | Plaza Mayor | Cuenta
Agradecimiento por la visita en forma de tique

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:



Ver mapa más grande

Me gusta(0)No me gusta(0)
Realidad aumentada
Layar
Twitter
Síguenos en Facebook
Google Plus