Archivo de la categoría ‘Colaboración’

IT-TOKK (Victoria, Gozo, República de Malta)

Agradecer a Jesús Alonso Ordoñez las comidas que a menudo compartimos en el trabajo. Otras veces se va a Malta y nos trae más. Gracias Mil

Mis últimas vacaciones tuve la suerte de visitar la República de Malta, ese país insular del sur de Europa que en España más allá del famoso y amañado 12-1, con el que nuestra selección nacional de fútbol consiguió imponerse en el clasificatorio de la Eurocopa de 1984, apenas es conocido.

Los últimos veranos, unos amigos de Zaragoza y yo, en el grupo de WhatsApp nos hacemos llamar “Vividores”, realizamos un viaje para conocer algo de mundo, pasarlo bien y convivir el tiempo necesario como para no querer repetir otra semana entera juntos hasta el año siguiente.

Esta vez nos decantamos por Malta, llamados por el sol, sus claras aguas y otras nociones del país que yo personalmente me había empapado en el verano de 2010, cuando, con un poco más de mi actual lozanía, estuve a punto de irme al archipiélago maltés a estudiar inglés.

Allí, aparte de sudar como cerdos, sufrir sus carreteras y percibir un tufo siciliano en el temperamento de algunos malteses; descubrimos un rico patrimonio histórico y cultural, resultado de lo disputado que ha estado el territorio a lo largo de los siglos, preciosos rincones de costa y acantilados, así como la belleza del fondo marino de su litoral. Todo ello, a mí por lo menos, me hizo disfrutar de una de las mejores experiencias que he vivido como aficionado viajero, recomendable a todos los apasionados de la historia y aventureros.

Culinariamente Malta tampoco me dejo indiferente, para bien. Pese a pequeños atisbos de globalización como los omnipresentes McDonalds y Burger King, los restaurantes tradicionales malteses basan su cocina en la dieta mediterránea, con gran influencia italiana, dada la cercanía del país a la costa siciliana, y cierta semejanza a la gastronomía española, tampoco hay que olvidar que el archipiélago perteneció a la Corona de Aragón en la Baja Edad Media y parte de la Edad Moderna.

Durante la semana que estuvimos por allí, comimos platos tan sumamente ricos que, a diferencia de otros viajes, en ningún momento echamos de menos la comida de casa. Ejemplos de ello el lampuki que degustamos en el puerto de Marsaxlokk, un pescado azul típico de la isla de Malta que sirven asado al punto con verduras y patatas; el increíble risotto de marisco que probé una noche en Bugibba, diferente al de setas y no del todo igual a la paella; o como generoso aperitivo los ricos pastizzi, unos pastelitos de hojaldre y ricotta que venden por todos los sitios en el archipiélago a unos 30 céntimos la unidad.

Durante aquella semana en Malta, de todas las comidas (gastronómicas, claro), fue singular la que hicimos en un lugar llamado “It-Tokk” situado en la céntrica Plaza de la Independencia de Victoria, capital de la isla de Gozo, muy cerca de la Ciudadela. Llegamos allí tras preguntar, en la oficina de turismo que se ubica junto al restaurante, dónde podíamos degustar otro plato tradicional del país: el conejo guisado al estilo maltés. Algunos de mis amigos tenían antojo después de probarlo otro día que salimos a cenar en Bugibba cuando otro del grupo, Sergio, había pedido el popular “Rabbit” y generosamente nos había dejado degustarlo al resto; además, como al día siguiente regresábamos a España era ese el momento, o nunca, de vivir esa experiencia gastronómica.

Al entrar al restaurante, la camarera, atentamente, nos acomodó junto a una ventana que daba a la plaza y estaba abierta, minipunto para ella, en ese país los aparatos de aire acondicionado no dan abasto en pleno mes de agosto y, si no estás cerca de una pequeña brisa, una rica comida puede acabar convirtiéndose en un auténtico suplicio.
Aparte de la amabilidad del personal el tiempo que estuvimos allí, el local en sí y su decoración nos pareció singular, con un estilo rústico marcado por sus paredes de piedra o vigas de madera, a la par que original con una lámpara compuesta de copas que copa, valga la redundancia, todo el comedor. Tampoco nos dejó indiferente la terraza ubicada en la planta superior del restaurante, con techo de cañizo y unas ventanas en forma de arco desde las que se divisa toda la plaza, seguro que ideal para otra época del año.

Con respecto a los platos, el conejo guisado con patatas y zanahoria que comieron mis amigos, los dos Javis y Luri, debía de estar exquisitamente cocinado ya que no dejaron mucho en los platos; también se terminó todo Sergio, en esta ocasión él se decantó por un pescado que se ofrece mucho en los restaurantes del archipiélago, el salmón, servido esta vez a la plancha con ensalada y extra de patatas fritas que allí te traen, casi siempre, en un recipiente aparte; por último, Susana, única chica del grupo, y yo elegimos pasta, ella unos raviolis, en su opinión muy buenos, y yo macarrones con salmón y queso rallado que, aunque no tenían mucho misterio, estaban riquísimos.
Las viandas estuvieron regadas por un vino rosado llamado “Dolcino” que rompía el tópico o mala fama de los vinos malteses, ya que entraba muy suave, y tras los platos principales, antes de levantarnos de la mesa, tomamos café e infusiones para rebajar la comida y continuar nuestro viaje aquella tarde hasta Dwejra, la cercana localidad dónde se ubicaba la ya derruida ventana azul.

Esta comida supuso para nosotros el broche perfecto y, casi, final a un viaje que como el lugar del almuerzo no olvidaremos jamás, entre otras cosas porque además de ser aficionados exploradores y vividores, somos amantes del buen comer.

Fotos:


IT-TOKK
It-Tokk

Macarrones con salmón
Macarrones con salmón

Raviolis
Raviolis

Risoto
Rissoto

Salmón
Salmón

Lampuki
Lampuki

Conejo maltés
Conejo Maltés

Dolcino
Dolcino

Infusión
Infusión


Mapa:


Me gusta(0)No me gusta(0)

Restaurante Vegetariano Gaia (Burgos)

Agradecer una vez más la colaboración burgalesa de Rafa Ibañez

Si en Burgos buscas un local peculiar en el que disfrutar moviendo el bigote, sin duda tienes que llegarte hasta lo alto de la calle Fernán González, a medio camino entre la catedral y el arco de San Gil, a tiro de piedra (con buen brazo, eso sí) del solar en el que se asentaba la morada del Cid. Aunque algo escondido en un pliegue urbano —una escalinata—, se trata de un espacio acogedor, en el que Marisol y Miguel han plasmado sus experiencias y su personal forma de entender la existencia: no viven para trabajar, sino que trabajan para vivir, y se nota que les gusta lo que hacen y cómo lo hacen. Esa vitalidad no sólo se refleja en la decoración del local, sino que se transforma en una rica combinación de aromas, sabores y texturas en cada plato, un torbellino de actividad en el servicio y una cordialidad que supera con creces la mera cortesía. Discreto en su promoción —Restaurante Vegetariano Gaia no tiene página web, sino un simple espacio en Facebook—, atrae sin embargo a todo tipo de público, desde el joven de aspecto kostra al maduro alternapijo, desde el estudiante inquieto al profesional liberal, desde el explorador al bibliotecario. En su comedor conviven a la perfección la rasta y la corbata, la estética formal y la casual, el comensal solitario y las familias… Y es que resulta un lugar sumamente acogedor que ha logrado hacerse con una clientela fiel pese a los largos periodos de cierre —viajan mucho y lejos— o su horario restringido a los mediodías laborables —vamos, que no dan cenas—, y a la que no le importa esperar a la intemperie —¡en Burgos!— hasta que quede una mesa libre (porque no aceptan reservas previas).

A estos atractivos se suma el de su cocina vegetariana internacional, de modo que no es de extrañar que acudamos a Gaia cada vez que queremos celebrar la festividad de nuestro particular San Queremos. Y así ocurrió hace unos días.

Después de esperar unos buenos veinte minutos —es lo que tiene llegar al salir del trabajo, que otros se nos adelantan—, nos acomodaron en una mesa aliñada con un simple a la par que elegante camino negro. Del menú que ofrecían esa jornada —carece de carta propiamente dicha, pero a cambio cuenta con un amplio menú distinto cada día— elegimos un par de entrantes de esos diseñados con el fin de despertar el paladar, salmorejo de zanahoria y aceitunas verdes con nachos para mi acompañante y gazpachuelo de alcachofas con virutas de kikos para un servidor, que nos trajeron rápidamente con nuestras cervezas, una artesanal La Maricantana y una orgánica Örok Rone Premium Weisse Mehrkorn Hartstelder (sin faltas de ortografía, ¡ahí queda eso!) respectivamente.

Cumplido el trámite inicial, yo me eché al coleto un sabroso plato de cardo y guisantes frescos al estilo de Bangkok acompañados de arroz, en el que destacaba el contraste de texturas entre unas hermosas semillas que se deshacían en la boca como mantequilla y la crujiente resistencia de las pencas. Mi contraria, por su lado, degustó una copa de crema de patata, boletus y amanitas con su espuma, sabrosa versión suave de un plato tradicionalmente contundente. Luego llegó a mi lado de la mesa un delicado hojaldre de Indonesia con gado-gado (verduras con salsa de cacahuetes), mientras que enfrente depositaron buñuelos tailandeses con salsa huancaína peruana, una sorprendente y exquisita combinación rematada con cebolla confitada casera. Para poner fin a tan variopinta comanda, nos decidimos por sendos vasos de postre, de trufa al Pedro Ximénez el uno y crema de yogur casero de melocotón el otro (dejo a la imaginación del lector la averiguación de quién disfrutó qué), a cuál más rico.

Tanto la denominación de los platos como su misma presentación denotan cierta claudicación a algunas modernas tendencias, aunque afortunadamente las cantidades servidas resultan a todas luces suficientes. Y si todo esto resulta sorprendente, ¿qué podemos decir del precio? Nada más y nada menos que 10€ por persona, lo que —añadido el importe de las cervezas— supuso un desembolso de apenas 26€, pagados a tocateja (efectivamente, no aceptan tarjetas).

Para un carnívoro confeso y practicante como yo, disfrutar en el predio vegano de Marisol y Miguel es un placer. Y para quien la cocina en Burgos —designada Ciudad Creativa de la Gastronomía por la UNESCO en 2015—ha de ser algo más que cordero, morcilla y queso, una grata experiencia a la que no se puede renunciar.

Fotos


Gaia_1
Sala de espera

Gaia_2
Par de birras

Gaia_3
Salmorejo y gazpachuelo para despertar el apetito (aunque yo lo llevo de serie)

Gaia_4
Cardo y guisantes frescos al estilo de Bangkok, con el arroz

Gaia_5
Crema de patata, boletus y amanitas con su espuma (y todo)

Gaia_6
Hojaldre de Indonesia con gado-gado

Gaia_7
Hermanamiento incaico siamés

Gaia_8
Vasos de trufa al Pedro Ximenez y de crema de yogur casero de melocotón

Gaia_9
Resumen pecuniario

Gaia_10
Decoración de uno de los paneles del local

Gaia_11
Más testimonios gráficos de las andanzas de Marisol y Miguel

Gaia_12
Complemento ad hoc en la carta

Gaia_13
Menú del día y otros letreros (que leer hace bien)


Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa

Me gusta(1)No me gusta(0)

Can Pau (Santa Gertrudis de Fruitera, Ibiza)

Os presentamos una colaboración de Rodrigo, nuestro hombre de las islas. Desde éste púlpito que nos ofrece la red de redes, le deseamos todos nuestros mejores deseos en su nuevo proyecto Gatosuave.com. Teruel e Ibiza ya están en el mapa.

Hoy hablamos de Restaurante Can Pau Ibiza. Cuando se unen el talento, el buen gusto y el corazón nada puede salir mal. Y nada puede salir mal en este lugar que es algo más que un restaurante.

Para la comida mensual de MiauMusic y blaucelibiza.com y aprovechando la visita de unos amigos de Palma elegimos Can Pau, segunda y tercera generación de restauradores, dedicados a la cocina tradicional catalana durante cuarenta y cinco años. Situado en el km 2,7 de la carretera de San Miguel.

Fuimos a la esencia. De entrante unas crostas y paté casero. De segundo pollo payés y butifarra catalana unos con judías y otros con patatas. Toda la magia del sabor tradicional fluyendo en la boca y cayendo con suavidad en el estómago. Vino, cerveza y de postre profiteroles, tocino de cielo, crema catalana y helado.  Que decir de las hierbas ibicencas caseras que ofrecen al terminar la comida, magistrales, todo el sabor en el punto justo de dulzura.

Alba, la anfitriona, recibe a sus clientes con el corazón y los brazos abiertos. Toda una institución en la isla de Ibiza. Sitio de referencia en el Mediterráneo, personalidades de todo el mundo han visitado Can Pau. Una delicia su terraza en verano. Lo que sale del alma, sin alardes ni estulticias llega a la gente y aquí llega.

Calidad en el producto tradicional y ambiente familiar. Recomendado.

Fotos:


Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante



Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:



Me gusta(0)No me gusta(0)

Museo del Vino (Morales de Toro, Zamora)

Agradecemos la reseña a Rafael Ibáñez, el colaborador de Mover el Bigote que más asusta

Hace ya tiempo que debía haber redactado esta crónica pero ¿qué queréis que os diga? Cada vez que me disponía a escribir, un frío helador inundaba la estancia mientras los misteriosos sones de un órgano inexistente se adueñaban de mis oídos. Temía despertar fantasmas, abrir el apetito de monstruos y atraer a otras criaturas del Averno capaces de preparar suculentos guisos con mis carnes. Hasta que hoy, al fin, acaso animado con el valor de una copa de vino, he logrado poner negro sobre blanco lo que recuerdo de aquella noche.

Porque en esta ocasión la crónica va de La noche del último brindis, una cata entre tinieblas organizada por el Museo del Vino que la bodega Pagos del Rey tiene en Morales de Toro, junto a la carretera N-122. Se trataba de pasar una terrorífica Noche de Difuntos —jálogüin dicen algunos, aunque realmente sean cosas diferentes— en las instalaciones del museo, con algo que echarse al coleto. Así que para Toro que nos fuimos, ciudad en la que nos alojamos y que visitamos al día siguiente. Es un verdadero museo de arte medieval, con sus iglesias mozárabes, su colegiata y su convento del Sancti Spiritus —con su correspondiente obrador—, aunque no estaría de más que se esforzasen por remozar esa imagen desaliñada que ofrecen sus descuidadas calles, plagadas de ruinas…

El caso es que llegamos al museo cuando ya la luna señoreaba el oscuro cielo. Integrados en un reducido grupo dispuesto a experimentar, recorrimos los jardines y estancias de sus instalaciones, hábilmente ambientadas para provocar siquiera inquietud en nuestro espíritu mientras los guías narraban terroríficas leyendas sobre la comarca de Toro y el vino, sólo interrumpidos por algunos sobresaltos inesperados: una mano emergiendo de una tumba, un cadáver desplomándose a nuestros pies, desgarradores gritos y carcajadas profundas… Sólo una de las integrantes del grupo no pudo completar la visita pues, habiéndose comido la castaña que nos entregaron para pagar al cancerbero del Tártaro, debióse quedar condenada a trabajar como tonelera lo que resta de eternidad…

A continuación llegó la parte enogastronómica —y más divertida, si cabe— de la visita, que comenzó con un microcurso acelerado de maridaje. Tras unas breves nociones dictadas por el ilustrado cadáver de un sumiller, nos sirvieron en cinco copas diferentes otros tantos vinos tintos, con el propósito de que averiguásemos en cual estaba cada uno:

  • Reserva 2008 100% Tempranillo “Castillo Albai” D. O. Rioja
  • Crianza 2009 100% Tempranillo “Altos de Tamarón” D. O. Ribera del Duero
  • Roble 2010 100% Tinta de Toro “La Meda” D. O. Toro
  • Roble 2011 100% Tempranillo “Altos de Tamarón D. O. Ribera del Duero
  • Joven 2013 100% Tinta de Toro “La Meda” D. O. Toro

Superada la prueba —lo que en algún caso costó lo suyo— llegó, al fin, el condumio. Sirvieron en primer lugar huevos de araña de la bodega, que resultaron ser huevos —de gallina, de los siempre— rellenos con bonito y mayonesa, decorados apropiadamente con aceituna negra. Más creciditos resultaron los murciélagos de queso, elaborados con pasta de dicho manjar envuelta en una cobertura dulce y un par de snacks sobre un lecho de patatas paja. El sarcófago de codorniz escabechada, sobre el que había una sonrosada gominola a modo de máscara funeraria, estaba elaborado con pasta brick, pese a lo cual —y a los restos de tierra, que afortunadamente era de Oreo— estaba muy sabroso. La momia de salchicha, servida con salsas variadas —ya sabéis: mayonesa, mostaza, kétchup y barbacoa—, fue acaso lo menos sorprendente, aunque el trabajo de envolver el embutido en la masa panificadora merece cierto reconocimiento. Para finalizar la minuta, llegaron una mini hamburguesas con queso disfrazadas de calabazas de la suerte. Por si esto no era suficiente, de postre nos ofrecieron un exquisito buñuelo de sesos de la chica de la curva —esto es, buñuelo de setas— para endulzar la sobremesa y, de recuerdo, una lápida sepulcral de galleta y azúcar.

Mentiría si dijera que cuanto comimos era digno de un restaurante de tres estrellas Michelín, y además la mentira sería muy evidente. Sin embargo, esta experiencia demostró cuánto influye el ambiente y el estado de ánimo en las sensaciones gastronómicas. Un rato de distracción, unos juegos entretenidos, algo de aprendizaje sobre vinos, unas tapas más que conseguidas… sumaron una grata experiencia en un marco sorprendente —cuya visita recomiendo—, todo ello por un total de 50€ la pareja (porque, obviamente, no fui solo), lo que se traduce en 25€ por ánima.

Pensaba terminar este comentario anotando los maridajes apropiados para cada una de las tapas, pero acabo de escuchar un extraño ruido en la ventana y suena el teléfono. Es muy raro, a estas horas…

Fotos:

Morales de Toro (Zamora) | Museo del Vino | Mesa dispuesta para la cata entre tinieblas
Mesa dispuesta para la cata entre tinieblas

Morales de Toro (Zamora) | Museo del Vino | Huevos de araña
Huevos de araña

Morales de Toro (Zamora) | Museo del Vino | Murciélago de queso
Murciélago de queso

Morales de Toro (Zamora) | Museo del Vino | Sarcófago de codorniz
Sarcófago de codorniz

Morales de Toro (Zamora) | Museo del Vino | Momia de salchicha
Momia de salchicha

Morales de Toro (Zamora) | Museo del Vino | Calabaza de la suerte
Calabaza de la suerte

Morales de Toro (Zamora) | Museo del Vino | Buñuelo de sesos
Buñuelo de sesos

Morales de Toro (Zamora) | Museo del Vino | Lápida sepulcral
Lápida sepulcral

Morales de Toro (Zamora) | Museo del Vino | Certificado de defunción
Certificado de defunción

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:



Me gusta(1)No me gusta(0)

CaixaForum (Zaragoza)

Agradecer a Comensal 1 la colaboración de esta crítica gastronómica

Ante la reciente apertura de CaixaForum Zaragoza, comensal 1 y comensal 2 deciden comprobar si el lema del centro “Un espacio que te hará sentir” es cierto también en su última planta. Un venturoso día de julio, decidimos probar el menú que proporciona diariamente su cafetería-restaurante, bajo el sello de Vilaplana Catering.

Comensal 1 se decanta por el wrap de ensaladilla de ave. Traducido, una tortita de trigo rellena de una especie de ensaladilla rusa con salsa de yogur y fiambre de pollo asado. El wrap va acompañado por una mezcla de lechugas bien aliñada. Fresquito, ligero, sabroso. El único “pero”… los guisantes un poco tiesos. Comensal 2 elige los espaguettis vegetarianos, con trocitos de cebolla, pimiento y calabacín. Muy ricos.

Pasemos al segundo plato. Comensal 1 y comensal 2 no tienen (apenas) dudas. Consideran que la merluza en suquet puede ser una gran elección. Touché! Un trocito de merluza acompañado con gambas, daditos de patata y coronado con dos mejillones, regadico con una salsa (suquet) que quita el sentido. En su punto de cocción y con mucho… sabooooooor.

Hora de los postres. Comensal 1, tras mucho darle vueltas y por no echar por tierra la estricta dieta hipocalórica que sigue, se tira hacia la panacotta con salsa de arándanos. Digna de mencionar su textura y cremosidad. Comensal 2 pide sorbete de frutas. Rico, rico.

Casualidades de la vida, comensal 2 conoce a camarero 1, conocido de la infancia, lo que hace que los cafés corran a cargo de la casa. Gran detalle.

Trato inmejorable, ambiente tranquilo, servicio exquisito, precio adecuado (13 euros) y una panorámica estupenda. Ya puestos, un poco de música ambiente no estaría de sobra. Volveremos, seguro.

Fotos:


Zaragoza | CaixaForum | Entrada
CaixaForum

Zaragoza | CaixaForum | Edificio
Edificio

Zaragoza | CaixaForum | Spaguetis vegetarianos
Espaguettis vegetarianos

Zaragoza | CaixaForum | Merluza en suquet
Wrap de ensaladilla de ave

Zaragoza | CaixaForum | Wrap de ensaladilla de ave
Merluza en suquet

Zaragoza | CaixaForum | Panacotta
Panacotta

Zaragoza | CaixaForum | Ensalada de frutas
Sorbete de mango

Zaragoza | CaixaForum | Vistas
Vistas

Zaragoza | CaixaForum | Ticket
Ticket

Zaragoza | CaixaForum | Carta
Menú

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:


Me gusta(2)No me gusta(0)
Realidad aumentada
Layar
Twitter
Síguenos en Facebook
Google Plus