Archivo de la categoría ‘Invitación’

La tradición de los polvorones y mantecados San Enrique

Nuevamente, Chesco nos hace llegar una caja de polvorones y mantecados San Enrique un par de meses antes de Navidad y nos hace reconsiderar la dieta del cucurucho. No puedes tener polvorones en casa y no comerlos, eso es así y no hay más vuelta de hoja.

Este año la caja ha sido de quilo y medio, variedad Tradición, y trae tres tipos distintos de polvorones. A saber:

  • Polvorón de almendra
  • Deliciosas
  • Mantecado especialidad

Nada más llegar, abrí la caja decidido a probar solamente uno de cada. Mis favoritas son las deliciosas porque la textura es exquisita y me encanta el aroma que desprenden. Bocadito de deliciosa, sorbo de café, vuelta a empezar. El segundo lugar en preferencia lo ocupan los polvorones de almendra, y el tercero no es sinónimo de disgusto porque simplemente algo había que elegir.

Total que me comí esos tres previstos y después seguí con un par más para fijar bien el producto a las paredes abdominales. Inmediatamente cerré la caja y salí corriendo dispuesto a no volver a comer ninguno más por lo menos hasta el 24 de diciembre. Hoy, 19 de noviembre, ya llevo catorze (y estoy a punto de merendar, con lo que eso significa). Qué queréis que os diga, están muy buenos. O sea, cojonudos. Es decir, madre del amor hermoso.

Como cada año, recomendado. Nosotros no compramos porque nos los regalan, pero vosotros que no tenéis esa suerte merecéis sin duda hacer el gasto. A por ellos.

Fotos


Polvorones y mantecados San Enrique

Polvorones y mantecados San Enrique

Polvorones y mantecados San Enrique

Polvorones y mantecados San Enrique

Polvorones y mantecados San Enrique

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Me gusta(0)No me gusta(0)

Catadores expertos en Embutishop

Desde hace algún tiempo estamos trabajando como catadores expertos para la tienda de embutidos y otros productos de alimentación Embutishop. El sistema es sencillo: ellos nos envían chorizos, salchichones, quesos y otros productos y nosotros les hincamos el diente y realizamos nuestro comentario como profundos conocedores del arte de las comidas.

Como ejemplo, dos botones:

Nota de cata sobre el Aceite de oliva ecológico Conde de Benalúa

A pesar de no ser experto en aceite (lo mío son los chorizos, eso sí, de cualquier tipo), os voy a hablar del aceite ecológico Conde de Benalúa BIO.

Recuerdo que hace unos diez años realicé una cata de aceite. Quedé perplejo cuando nuestro profesor, un riojano de pura cepa, comentó: “si sabe a aceite no puede ser muy bueno” y lo explicaba exponiendo que los neófitos teníamos interiorizado como sabor del aceite, aquel que compramos en el supermercado. Siguiendo esta argumentación, he de decir que el Aceite Conde de Benalúa no sabe a aceite. Es oro líquido.

Con un tono amarillo-verdoso presenta un aroma a hierba verde, digno de cualquier prado del Sudeste asiático. El gusto al paladar o “aceite en boca” destaca por ese toque vegetal, a la vez que por su intensidad y frescura. Respecto al análisis táctil alucinarás con su consistencia entre fluida y acuosa. Pero lo verdaderamente embriagador de este aceite es sin duda el equilibrio armónico entre aromas y sabores, que lo convierten en una joya de la eco-bio-naturaleza.

Recomendado queda. Ideal para la tostada mañanera con tomate untado, así como, para cualquier tipo de ensalada.

Nota de cata sobre la Cecina de vaca en lonchas

La cecina de vacuno de Embutidos Manolo viene envasada en lonchas finas y al vacio. Cada paquete contiene unas 9-10 lonchas, que presentan una tonalidad de roble que les confiere presencia. Es recomendable abrir el paquete en un entorno lo más neutro posible para que la liberación empape nuestras papilas olfativas.

Todo en esta cecina es suave, excepto el color que le da cuerpo. Textura agradable y sabor sin estridencias, no excesiva grasa y una experiencia de masticación agradable. Otras cecinas te achorizan, pero esta no lo hace apenas. El olor también acompaña, pues a la explosión a la apertura del paquete sigue un acompañamiento dulzón, que embriaga.

Recomiendo guardar una loncha y enrollarla en una porción de chocolate negro. El contraste dulce-tosco es como mínimo un reto al alcance de muy pocos. Acompañar de un crianza

Podéis leer todas nuestras notas de cata en esta búsqueda dentro de Embutishop.

Aprovechamos para anunciar que todavía nos queda espacio en la nevera, así que estamos abiertos a nuevas ofertas como catadores por parte de otras empresas.

Embutishop

Me gusta(0)No me gusta(0)

Polvorones San Enrique (Hojalsan y Deliciosas)

Los polvorones San Enrique me convierten en un perro de Pavlov y no hay nada que pueda hacer para evitarlo. Ya os lo dije el año pasado a cuenta del estuche metálico Victoria que nos regalaron: si quieres conocer el placer, eso es lo que tienes que comer. Poeta.

Este domingo pasado estaba tirado en el sofá cual boa después de zamparse un ciervo entero cuando una vibración me sacó del letargo digestivo. Era un mensaje de Facebook en el que Chesco, mi traficante de dulces favorito, me pedía que confirmara si mi dirección seguía siendo mi dirección y si la de Carlos seguía siendo la de Carlos. Quiso la fortuna que así fuera, así que solamente dos días después un mensaje de texto de Correos me anunciaba la buena nueva:

SMS de Correos

Por los clavos de Cristo, Enrique, ¿cómo conseguiste armar esas recetas? Eres el mago de los polvorones y gracias a ti Estepa es la única construcción humana que se ve desde la luna además de la muralla china y alguna otra cosa (o no) que no recuerdo. Bueno, lo que se ve no es Estepa; lo que se ve es el brillo del obrador de San Enrique.

Bueno… y después del anterior párrafo dedicado a dar lustre con el objetivo de asegurarme los polvorones del año que viene, aquí viene la crítica seria…

La caja que trajo el cartero contenía dos bolsas (de un kilo cada una) con sendos productos: Hojalsan relleno de crema de cacao y deliciosas bañadas en chocolate.

Polvorones San Enrique | Hojalsan y deliciosas

Estamos a pocos de octubre y empezar ahora a comer polvorones como locos nos llevaría a la ruina en términos de porcentaje de grasa corporal y cálculo de IMC, así que hemos probado los necesarios para poder escribir esta crítica con conocimiento de causa y hemos guardado el resto para más adelante. Definimos más adelante como la semana que viene o la siguiente, probablemente, que nos conocemos.

El caso es que, dejémonos de tonterías, están cojonudos. Personalmente podría zamparme el kilo de Hojalsan en poco rato (esa mezcla de hojaldre clásico con río subterráneo de chocolate anocillado es brutal), pero reconozco que mi auténtica debilidad son las deliciosas. De verdad, están d… de… deli… joder, ahora no me sale la palabra exacta, pero el caso es que si no las compráis os estaréis equivocando gravemente.

Polvorones San Enrique | Harina y otras cosas bañadas en oro


Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Me gusta(0)No me gusta(0)

Polvorones San Enrique con vino Iglup

Joder.

Acostumbrado a los de La Fortaleza o a los Mata, que eran los que había en mi casa cuando era pequeño (y que me gustaban, la verdad), casi desencadeno un episodio multiorgásmico al meterme un polvorón de San Enrique en la boca. ¡¡Ohhhh!! ¡¡Ummmpppfff!! ¡¡Ahhhh!! ¡¡Uhhhh!! ¡¡¡¡Mássssssss!!!! Hasta se escuchan risas de los vecinos, jijijaja, a saber lo que estarán haciendo esta gente. Pero se trataba de otros polvorones, así que volvamos a San Enrique: están cojonudos. Son gloria en la boca, eso es así. Y es que en cuestión de comidas, aquí somos más de tragar que de escupir.

Lo que los vecinos tampoco saben es que esos polvorones llegaron cortesía de la casa. O sea, que aquí no pagamos por recibir placer. Hace algunas semanas Chesco me propuso el envío y el trato se cerró en un par de milisegundos (o lo que tarde el Facebook Messenger en enviar un ). Hasta entonces, cada día mirando el buzón hasta que por fin un señor se presentó en casa con un estuche metálico Victoria. Parecemos de sangre azul.

Abres la caja y te encuentras con canela en rama, cosa fina que te pone a tono. Y después, uno a uno, vas sacando todos los ejemplares y los colocas delicadamente donde puedas contemplar tanta belleza. Cuarenta y cinco polvorones (un quilo al cambio), ni más ni menos, aquí vamos a hacer poca dieta este año.

Ya a punto de comer caemos en la cuenta de que no tenemos con qué regar los polvorones. Algo habrá que beber, ¿no? Pues causalmente esta misma semana llegaron un par de botellas (20cl, ojo, estamos hablando de otras magnitudes) de vino Iglup (Cariñena). La primera, blanco Macabeo, y la segunda Garnacha rosado. Ni lo dudamos: el maridaje Iglup-San Enrique parece de los más apropiado. Bomba delicada con final feliz, así definiría la mezcla sin ruborizarme.

Fotos

Polvorones San Enrique, calendario, libreta, etc.
Estuche metálico Victoria

Polvorones San Enrique | Estuche metálico Victoria
Canela en rama

Polvorones | Todos excepto uno que no pude evitar comer antes de la foto
Los polvorones

Polvorones San Enrique con vino Iglup
Polvorones a regar con el vino Iglup

Vino Iglup White y Rosé
Iglup blanco y rosado


Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Me gusta(1)No me gusta(0)

Asador Baserri (Getafe, Madrid)

Los de Zaragoza a veces bajamos a la Villa en AVE que viene a ser lo mismo que ir y volver a Madrid a toda leche, normalmente en el día. Pues eso hice el pasado viernes. En esta ocasión era para acudir a un acto de un tema de exoesqueletos. Aquí le damos a todo. Así que fui, llegué, oí y antes de volver había que comer. Había quedado con un amigo quinielista que curra en Getafe Industrial y por esos lares me llevo a comer. A un tal Asador Baserri.

La entrada fue un tanto peculiar. Luisito (que así se llama el afamado quinielista) había reservado a las 15:00. Ya eran y 10 pasadas y por lo visto no había mesa. Una pareja que teníamos detrás le hacía gestos al que parecía el jefe de aquel tinglado. Le comentaban al citado jefe que le habían llamado al celular pero que no habían obtenido respuesta y por eso no habían reservado. La pareja entró al restaurante tras un gesto del interlocutor y se sentaron en una mesa. Aquello no empezaba bien así que tuvimos que usar nuestras armas de gestión directa. Levantamos un poco la voz para que nos hicieran caso y reclamamos, medio en broma medio en serio, nuestro derecho a ser respetados como cualquier otro cliente.

En medio minuto nos prepararon otra mesa y empezamos la fiesta. Había un menú que no tenía mala pinta, pero le dijimos al jefe que nos recomendara algo especial, así que nos insinuó unas fabes. Yo estaba a dieta y Luisito curraba por la tarde, así que le comentamos que bajara el pistón. Nos trajo un par de platos para compartir de patatas con pulpo y nosequé con morcilla. Estaba cojonudo. Y luego nos trajo a la mesa una plancha con carnaca para ir haciéndola poco a poco. Muy buena. De postre algo de poca dieta. Entretanto, íbamos comentando con el jefe las distintas jugadas, que si mi mujer esto, que si mi cuñada lo otro, que si no tengáis hijos, que si… Entre tanto, cada vez que pasaba con las fabes nos enseñaba el cuenco que pudo ser y nunca fue.

Al final el Viña Pomal nos lo envolvieron para regalo (era botellón de litro y medio) y el precio 21 euros con café y todo -que amablemente pagó Luisito-. El jefe un crack que dicen los jóvenes. Pasamos una agradable velada que dirían los burgueses del XIX. Un buen sitio para comer en Getafe, ciertamente. Y un gran tipo con mucho marketing guerrilla entre pecho y espalda. Volveremos.

Fotos:


Baserri
Vinorro crianza Rioja

Baserri
Algo con morcilla y huevo

Baserri
Lo que pudo ser y no fue

Baserri
La fuente que pasó por nuestras narices

Baserri
Postre

Baserri
Café con hielo

Baserri
Ticket



Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:



Me gusta(1)No me gusta(0)
Realidad aumentada
Layar
Twitter
Síguenos en Facebook
Google Plus