Centro Galego (Burgos)

Agradecer a nuestro colaborador oficial de Burgos, Rafael Ibáñez esta crónica del Centro Galego. Gracias mil

Cuando a eso de las once de la noche te planteas picar algo para cenar mientras la temperatura supera los 30˚C, añoras sentarte en una terraza playera frente al Cantábrico, con la brisa y el rumor de las olas serenándote el ánimo. Pero -estando en Burgos- no era cuestión de chupar carretera, entre otras cosas (seguridad y consumo al margen) porque habríamos llegado demasiado tarde para encontrar alguna terraza apropiada abierta. Así que optamos por acercarnos a la representación marítima más occidental existente en la capital castellana.

Amén de acoger como casa regional a los gallegos asentados en Burgos, la Cervecería del Centro Galego es una de las marisquerías más populares de la ciudad, al menos a la hora del picoteo dominguero y las colaciones informales (que es de lo que yo puedo dar fe personalmente). Ubicada tras el moderno Complejo de la Evolución Humana -formado por el CENIEH, el MEH y el Fórum Evolución, se encuentra en una calle bastante tranquila, en la que a esas horas es posible escuchar si no el rumor del mar al menos el canto de alguna cigarra (o de un grillo, que no lo tengo muy claro). Recientemente remozado, es un local con cierto encanto, en el que los foráneos (esto es, en este caso los burgaleses y visitantes de otros lares que no sean Galicia) son acogidos con amabilidad y en el que los gallegos se encuentran como en casa (no podía ser de otra manera). El actual concesionario mantiene la calidad y con ello el renombre que alcanzó merecidamente desde su apertura, allá por 1995.

Con algo de cerveza y vino de Ribeiro (pedí que me lo sirvieran en copa en lugar de taza para tener que reponer menos veces, que el calor azuzaba la sed) dimos cuenta de un tiernísimo y exquisito como siempre pulpo a feira, sin excesivos cachelos ocupando el plato de madera. La ración de boquerones fritos (que casi se deshacían en la boca) no estaba nada mal, aunque los pimientos de Padrón eran en este caso todos del “non” (o sea, que no picaba ni uno). En cambio, las almejas a la marinera estaban exquisitas: limpias, carnosas, tiernas y servidas en abundante salsa, de la que no dejamos ni muestra a fuerza de pan. De postre compartimos una generosa ración de tarta de orujo, de apariencia simple pero bastante buena; acaso el orujo no marque tanto su sabor como otros licores, pero en todo caso resultó agradable para nuestros paladares, que fueron finalmente gratificados con sendos cafés bombón.

Por todo nos cobraron 44’80 pesos, lo que al cambio supone 22’40 € por cabeza (porque fuimos dos los comensales). Lo que no está mal, habidos los tiempos que corren. Además, cenar en una terraza en Burgos, sin necesidad de ponerse una chaqueta, no tiene precio. Son ya muchos años acudiendo al Centro Galego a picar. Algún día habrá que probar el marisco…

Fotos:


Burgos | Centro Galego | Entrada
Entrada Centro Galego (de tertulia en manga corta)

Burgos | Centro Galego | Boquerones y Pimientos de Padrón
Pimientos de Padrón sobre boquerones fritos

Burgos | Centro Galego | Pulpo
Pulpo servido en su plato de madera

Burgos | Centro Galego | Almejas marineras
Almejas marineras

Burgos | Centro Galego | Tarta de orujo
Tarta de orujo

Burgos | Centro Galego | Cafés
Café bombón

Burgos | Centro Galego | Ticket
Cuenta

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:



Ver mapa más grande

Post By Colaboraciones (87 Posts)

Connect

Me gusta(1)No me gusta(0)

Deja un comentario

Realidad aumentada
Layar
Archivo