Isla del Encanto (Islas del Rosario, Colombia)

Es una pena que para ir a comer a Isla del Encanto (Islas del Rosario, Mar Caribe) tengas que pasar un día inolvidable viendo arrecifes de coral, tirado a la bartola bajo una palmera en una playa de arena blanca y cosas del estilo. Pero ya sabéis que en Mover el Bigote hemos nacido para trabajar, y esta ocasión lo valía porque fui a Colombia con la misión de celebrar apropiadamente el segundo aniversario de este blog (que es hoy). Así que si es necesario pasar por tal sufrimiento para el bien de nuestros lectores, lo aceptamos y sufrimos.

La jornada empezó sobre las 8 de la mañana, cuando pasó un señor a recogerme al hotel y nos dispusimos a pasar por otros dos hoteles a por más gente antes de llegar al puerto de Cartagena. En total llegamos allí dos mexicanos, una pareja de argentinos y el menda (gashego). Nos cobran la salida del puerto y el paquete de ir a la isla a comer y nos montan en una lancha donde ya había más gente y desde donde nos dirigimos a la Isla del Encanto. En total diría que unos 50 minutos de travesía marítima.

Al llegar a la isla y después de esquivar a los vendedores de collares, nos dan cuatros maneras de hacer tiempo hasta la hora de comer:

  1. Bucear
  2. Hacer snorkeling (o como se llame, es ponerse una gafas y mirar dentro del agua a ver si pasan peces por debajo)
  3. Ir a un acuario
  4. Pasar la mañana en la playita que hay en la zona habilitada de la isla

Yo nunca había buceado y tampoco tenía ninguna intención de hacerlo en la vida. En absoluto. Cero. Así que me apunté a ello aún con miedo de no ser capaz de hacerlo o de tener un ataque de pánico a 12 metros de profundidad, de quedarme sin aire, de perder el tubo y tragarme todo el agua del Mar Caribe o de ser víctima de cualquier otra desgracia.

Pues eso, que me apunté y me encontré con el instructor y una chilena (Pamela) que ya había buceado antes varias veces escuchando una clase acelerada que tenía cuatro puntos vitales a tratar: respirar, divertirse, compensar… olvidé el otro. También nos enseñó varios gestos para comunicarnos debajo del agua y alguna otra cosa más. Demasiada información en poco rato, lo que sumado a la ansiedad de la primera vez (de bucear, digo) hicieron que todo quedara a expensas del destino.

Después de la explicación, nos montan en la lancha junto a los que habían elegido snorkeling de ese y nos llevan a un centenar de metros de otra isla. Allí dejaron a casi todos amorrados buscando peces y a la chilena y a mi nos pusieron el equipo (chaleco, bombona de aire, tubos, gafas, aletas) y nos soltaron al agua. Digo soltaron, pero el instructor estuvo muy atento en todo momento… lo cual es bueno porque de otro modo yo no estaría aquí ahora con esta crónica. Debo reconocer que no tengo el don de la coordinación y mi buceo es, vamos a decirlo así, de técnica poco depurada.

El arrecife de coral es algo impresionante. Los peces, de mil colores, Incluso había debajo de una roca un pedazo de bicho con bigotazos que debía ser la madre de todas las langostas. En resumen, el buceo fue espectacular como nunca imaginé. Ya que no se puede comer enseguida, por lo menos que la espera sea amena… ¿no?

En fin, terminó el buceo y ya de vuelta a la isla por fin pudimos comer. A estas alturas ni siquiera tengo muy claro lo que comí. Más o menos fue un plato con alubias y otras cosas y de segundo pescado con arroz de coco, macarrones y algo más. Fruta como postre y zumo de algo para beber. Sea como sea, puedo afirmar que el tema fue más bien flojito tirando a flojo.

Después de comer, siesta en la playa y otra vez a la lancha para volver a Cartagena. A las 16.30 horas llegamos al muelle, justo a tiempo para acercarse al Supermercado Carulla a comprar algo para merendar. Ahí termina la crónica.

Dado que el único objetivo de pasar el día en Isla del Encanto era comer, y que como ya he comentado para ello había que pasar por todo lo narrado, asigno todos los gastos al hacer gastronómico. El total es de 290.000 pesos colombianos (122,84 euros al cambio), que se desglosan en:

  • 98.000 pesos: viaje de ida y vuelta a Isla del Encanto: del hotel al puerto en coche, del puerto a la isla y otros desplazamientos por agua en la lancha.
  • 12.000 pesos: derechos de entrada al puerto (o de salida al mar)
  • 130.000 pesos: actividad de buceo en el arrecife de coral. La parte con más sufrimiento, nunca la olvidaré.
  • 50.000 pesos: las fotos y videos del buceo. Hay que comprarlas, qué vas a hacer.

Como se puede ver, un poquito caro. Otra cosa sería que hubiera ido en plan de ocio, ya que en ese caso no me parecería tan caro (un día es un día).

Fotos:

Colombia | Islas del Rosario | Comida
Comida

Colombia | Islas del Rosario | Buffet
Buffet

Colombia | Islas del Rosario | Buffet
Buffet

Colombia | Islas del Rosario | Isla del Encanto
Isla del Encanto

Colombia | Islas del Rosario | Buceo
Buceando antes de comer. Lo que es la vida

Colombia | Islas del Rosario | Ticket
Ticket

Colombia | Islas del Rosario | Cancha
Cancha en el Caribe

Colombia | Islas del Rosario | Lancha Bravo Tax 36
La lancha

Colombia | Islas del Rosario | Señor
Un señor

Colombia | Islas del Rosario | Islote
Islote

Colombia | Islas del Rosario | Islote
Islote con pelícano

Colombia | Islas del Rosario | Hamaca y playa
Siesta después de comer

2012-10-31 16.40.35
Unos argentinos a los que conocí, buena onda

Mapa:


Ver mapa más grande

Post By Javier Leiva Aguilera (125 Posts)

Website: → Javier Leiva Aguilera

Connect

Me gusta(1)No me gusta(0)

6 comentarios para “Isla del Encanto (Islas del Rosario, Colombia)”

  • Rafael Ibáñez Hernández:

    No es mala celebración, no, para un segundo aniversario. Aunque no estoy seguro que me guste ir a #moverelbigote por esa isla; ¿o es que te afectó tanto el atrevimiento submarino? No obstante, envidiable.

    Me gusta(0)No me gusta(0)
  • Chus Gimeno:

    ¡Qué risas, virgendelamorhermoso! ¿Te has planteado alguna vez actuar como monologuista en El Club de la Comedia?
    La comida no es para echar cohetes, pero la actividad para hacer hambre... ¡grande!
    Para celebrar el tercer aniversario, no os queda más que ir a recolectar la verdura a un campo lleno de serpientes (por el vegetariano, digo) y dejar manco a un tiburón (para hacer sopa de aleta), dejando de todo ello testimonio gráfico.
    ¡Os superáis día a día!

    Me gusta(0)No me gusta(0)
  • Eva:

    Lo de #moverelbigote está siendo ya impresionante ¡Qué aventuras!... y qué sufrimientos por la causa. Chapeau!

    Me gusta(0)No me gusta(0)
  • javier:

    Gracias a ambos (los tres). Para el año que viene no estaría mal pasar unos días en Asia. Mongolia, por ejemplo. Ya sabéis que Csp y yo lo damos todo por vosotros.

    Me gusta(0)No me gusta(0)
  • [...] pasar a la zona de maquillaje: hicieron un buen trabajo y me devolvieron el moreno de cuando estuve hace poco en el Caribe. De allí a la habitación de invitados, donde había unos bocadillos para entretenerse, y ya al [...]

    Me gusta(0)No me gusta(0)
  • carmen:

    Algun dia logre perdonarlo: Ahora en adelante tendre que compartir esta isla encantadora donde he ido con frequencia ya que uno logra olvidar todas las preocupaciones modernas y apreciar el sol, el mar, el dia...Claro una copita de vino no hace mal..Para los que se quedan la noche, el cielo parece tener mas estrallas que oscuridad y el amanecer refrescante para embarcar el nuevo dia.

    Me gusta(0)No me gusta(0)

Deja un comentario

Realidad aumentada
Layar
Archivo