Birolla 4 (Zaragoza)

Algunas veces los amigos de la juventud celebramos que no hemos celebrado algún “acto” digno de celebrar, y lo hacemos (el acto no, la celebración) con una comida gastronómica, para no mezclar. Este año, Manolo (uno de poco pelo, lo podéis ver en la foto) nos recomendó el Birolla4 y para allá que fuimos. No somos mucho de discutir por los foros de Wuasap. Somos más de “ok” “muy bien” “como digáis”. La falta de un líder siempre ha sido nuestro espada de damocles y ésto a veces tiene sus cosas buenas. Oscar se suele encargar de la burocracia hasta que algún día diga que sefiní, pero nosotros somos más de estirar la cuerda y cuando se rompa ya compraremos otra. Pues eso, que Oskitar se encarga de todo y reservó mesa para un sábado noche con un par de meses de antelación para poder ir a la cena unos cuantos.

Pero centrémonos. El Birolla 4 es un restaurante agradable, pseudo burgués, pero que siendo proletario te sientes cómodo. Ibamos con Manolo que llevaba una camisa con el cuello con la bandera de España, pero nosotros tampoco somos de criticar. Así que nos sentamos y la atención del camarero fue buena tirando a muy buena. En la mesa de al lado había un señor periodista que sale en Antena Aragón. En cuanto a la comida, que es de lo que hemos venido a hablar, habíamos negociado tras varias llamadas de teléfono un menú de 25 y luego nos pusieron un menú de 25. Así que todo correcto.
Comimos y bebimos (véase fotos): Tres entrantes divinos: Milhojas de foie con córcuma, Alcachofas con miso y reducción de guisantes, Puntalette de longaniza, borraja y cebolla seca. Y de segundos: solomillaco o atún rojo. De postre algo de carajillo de baileys, creo recordar.
Salimos contentos, en la acepción de agradecidos, no de borrachos. Por lo que el restaurante queda recomendado sin lugar a dudas. Volveremos para celebrar algún aniversario o con los amigos del pueblo. Relación calidad/precio OK.

 

Fotos:

Zaragoza | Birolla4 |
Entrada

Zaragoza | Birolla4 |
Contrapicado de certidumbre

Zaragoza | Birolla4 |
Los más guapos del local, salvando las distancias

Zaragoza | Birolla4 |
Milhojas de foie con córcuma

 

Zaragoza | Birolla4 |
Alcachofas con miso y reducción de guisantes

Zaragoza | Birolla4 |
Puntalet de longaniza, borraja y cebolla seca

Zaragoza | Birolla4 |
Vinorro

Zaragoza | Birolla4 |
Lomo de vaca vieja con crema y chips de boniato

Zaragoza | Birolla4 |
Atun rojo marinado con soja, sésamo y pisto de verduras (con cosas ricas, vamos).

 

Zaragoza | Birolla4 |
Carajillo Birolla4


Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:

Me gusta(1)No me gusta(0)

Homenaje a Chus Gimeno

No podíamos dejar de utilizar este púlpito que nos ofrece Internet para hacer un pequeño homenaje a @chusigoza, que el lunes 22 nos dejó a causa de una larga enfermedad. Nosotros somos más de criticar que de alabar, pero como es de bien nacido, ser agradecido, hemos creído que a Chechu le hubiera gustado leer este homenaje.

Quien conoció a Chus no hace falta que siga leyendo. Para los que no la conocieron, Maria Jesús era una superviviente que vivió las vidas que no le habían tocado vivir. Pero lo hizo sin malas caras, siempre con la sonrisa en la boca. A menudo se encargaba de pinchar con la realidad, esos mundos paralelos en los que nos encontrábamos inmersos, con una fina ironía, sin artilugios ni fuegos de artificio. Esa era Chus. Tenía una forma peculiar de contar las historias: primero lanzaba el bombazo, pimpampum, y luego suavizaba con toques ingeniosos de humor, hasta que todos acabábamos partiéndonos de risa.

Son mil y una historias que podría recordar: sus problemas con el ordenador portátil, el viaje con la familia a la playa, el día que un profesor nos enseño porno en clase, los cafés en la Feria, las charlas en el círculo del poder, las cenas de fin de curso, los líos que se hacía con el smarphone, el día que la profesora (apoyada en una columna con las piernas cruzadas) le rogaba que se callara, pues no podía parar de reír. Tantas y tantas historias.

Chechu era, además, nuestra mas ferviente colaboradora y la primera que leía los post y nos hacía comentarios. Ella había entendido de qué iba nuestro blog y siempre estuvo allí apoyando. Porque Chus fue una persona inquieta y generosa. Optimista porque sí. Ella creó una nueva definición de tragicomedia. Todo era la vida en directo, sin dobleces, directa. Esa era Chus. Esa es Chus.

DEP. Saldremos adelante.

 

Zaragoza | Ascot | Eloy Fernández Clemente, Chus Gimeno Casañola, Carlos Sanz Paricio y Javier Leiva Aguilera
Chus, Javier, Eloy y yo

Chus
Chicas Master MGUSID

PD: os dejamos las colaboraciones de Chus en el blog

Me gusta(3)No me gusta(0)

Catadores expertos en Embutishop

Desde hace algún tiempo estamos trabajando como catadores expertos para la tienda de embutidos y otros productos de alimentación Embutishop. El sistema es sencillo: ellos nos envían chorizos, salchichones, quesos y otros productos y nosotros les hincamos el diente y realizamos nuestro comentario como profundos conocedores del arte de las comidas.

Como ejemplo, dos botones:

Nota de cata sobre el Aceite de oliva ecológico Conde de Benalúa

A pesar de no ser experto en aceite (lo mío son los chorizos, eso sí, de cualquier tipo), os voy a hablar del aceite ecológico Conde de Benalúa BIO.

Recuerdo que hace unos diez años realicé una cata de aceite. Quedé perplejo cuando nuestro profesor, un riojano de pura cepa, comentó: “si sabe a aceite no puede ser muy bueno” y lo explicaba exponiendo que los neófitos teníamos interiorizado como sabor del aceite, aquel que compramos en el supermercado. Siguiendo esta argumentación, he de decir que el Aceite Conde de Benalúa no sabe a aceite. Es oro líquido.

Con un tono amarillo-verdoso presenta un aroma a hierba verde, digno de cualquier prado del Sudeste asiático. El gusto al paladar o “aceite en boca” destaca por ese toque vegetal, a la vez que por su intensidad y frescura. Respecto al análisis táctil alucinarás con su consistencia entre fluida y acuosa. Pero lo verdaderamente embriagador de este aceite es sin duda el equilibrio armónico entre aromas y sabores, que lo convierten en una joya de la eco-bio-naturaleza.

Recomendado queda. Ideal para la tostada mañanera con tomate untado, así como, para cualquier tipo de ensalada.

Nota de cata sobre la Cecina de vaca en lonchas

La cecina de vacuno de Embutidos Manolo viene envasada en lonchas finas y al vacio. Cada paquete contiene unas 9-10 lonchas, que presentan una tonalidad de roble que les confiere presencia. Es recomendable abrir el paquete en un entorno lo más neutro posible para que la liberación empape nuestras papilas olfativas.

Todo en esta cecina es suave, excepto el color que le da cuerpo. Textura agradable y sabor sin estridencias, no excesiva grasa y una experiencia de masticación agradable. Otras cecinas te achorizan, pero esta no lo hace apenas. El olor también acompaña, pues a la explosión a la apertura del paquete sigue un acompañamiento dulzón, que embriaga.

Recomiendo guardar una loncha y enrollarla en una porción de chocolate negro. El contraste dulce-tosco es como mínimo un reto al alcance de muy pocos. Acompañar de un crianza

Podéis leer todas nuestras notas de cata en esta búsqueda dentro de Embutishop.

Aprovechamos para anunciar que todavía nos queda espacio en la nevera, así que estamos abiertos a nuevas ofertas como catadores por parte de otras empresas.

Embutishop

Me gusta(0)No me gusta(0)

La Colombiana (San Clemente, California, USA)

Al final todo llega. Este octubre hemos estado Jla y Csp (yo mismo) en San Diego. Cruzamos el charco en un avión (con chat incorporado) y nos lanzamos a por el sueño americano. Con el jandicap que se le presupone a uno que no controla la lengua, o mejor dicho, que no controla el lenguaje autóctono, nos embarcamos en esta aventura. Pero centrémonos en los preliminares. Os preguntaréis que conio hacemos en un colombiano en plena costa californiana. Pues eso digo yo. ¿qué conio hacíamos en un colombiano? Seguramente comer.

Para empezar, el sitio es un cañamón. Eso sí, amables son un rato. Lo bueno de los sitios pequeños es que te enteras de las conversaciones de las mesas colindantes, siempre y cuando entiendas el idioma. De hecho allí no hablaba castellano ni el tato. Pero bueno, aquí en España cuando vas a un restaurante argentino, tampoco blablabla. Pues eso, que pensamos que íbamos a un sitio amigo, de confraternidad, como cuando va Felipe VI al foro ese latinoamericano que sale en la tele. Y nos sentimos como en casa, pero la casa de la suegra, digo.

Al grano. El sitio pequeño pero ok. El servicio, madremia, el servicio. Y la comida pues eso, qué decir de la comida. Jla pilló una quesadilla que no la saltaba un gitano que salta. Y que al final nos la pusieron en un tapperguare para llevar, porque taperware es tuperguare aquí y en Laponia. Y yo, ojeé la carta y entre “pescado sudado” y “sobrebarriga” decidí tirar por la calle del medio: “pollo asado”. Estaba muy bueno todo, pero claro, te quedas pesado. Más. Y luego coge la tabla y ponte a surfear. Fue muy duro, ciertamente.

El precio, no llega a 20 euros por barba (al cambio de los dólares). Razonable para estar a 200 metros de la playa de San Clemente. Preguntamos a la camarera el tema de la propina obligatoria. Nos lo explicó todo con pelos y señales (es una forma de hablar, figurada) y se alegró de que fuésemos de la península. Volveremos.

Fotos:

San Clemente (California) | La colombiana | Restaurante
El restaurante

San Clemente (California) | La colombiana | Carta
Datos del restaurante

San Clemente (California) | La colombiana | Jla
Jla

San Clemente (California) | La colombiana | Carta
Carta

San Clemente (California) | La colombiana | Quesadilla
Quesadilla

San Clemente (California) | La colombiana | Quesadilla
Más quesadilla

San Clemente (California) | La colombiana | Pollo asado
Pollo asado con plátano frito y demás cosas colombianas

2016-11-25_03-12-12
El servicio

San Clemente (California) | La colombiana | Playa
Playa

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa

Me gusta(0)No me gusta(0)

Polvorones San Enrique (Hojalsan y Deliciosas)

Los polvorones San Enrique me convierten en un perro de Pavlov y no hay nada que pueda hacer para evitarlo. Ya os lo dije el año pasado a cuenta del estuche metálico Victoria que nos regalaron: si quieres conocer el placer, eso es lo que tienes que comer. Poeta.

Este domingo pasado estaba tirado en el sofá cual boa después de zamparse un ciervo entero cuando una vibración me sacó del letargo digestivo. Era un mensaje de Facebook en el que Chesco, mi traficante de dulces favorito, me pedía que confirmara si mi dirección seguía siendo mi dirección y si la de Carlos seguía siendo la de Carlos. Quiso la fortuna que así fuera, así que solamente dos días después un mensaje de texto de Correos me anunciaba la buena nueva:

SMS de Correos

Por los clavos de Cristo, Enrique, ¿cómo conseguiste armar esas recetas? Eres el mago de los polvorones y gracias a ti Estepa es la única construcción humana que se ve desde la luna además de la muralla china y alguna otra cosa (o no) que no recuerdo. Bueno, lo que se ve no es Estepa; lo que se ve es el brillo del obrador de San Enrique.

Bueno… y después del anterior párrafo dedicado a dar lustre con el objetivo de asegurarme los polvorones del año que viene, aquí viene la crítica seria…

La caja que trajo el cartero contenía dos bolsas (de un kilo cada una) con sendos productos: Hojalsan relleno de crema de cacao y deliciosas bañadas en chocolate.

Polvorones San Enrique | Hojalsan y deliciosas

Estamos a pocos de octubre y empezar ahora a comer polvorones como locos nos llevaría a la ruina en términos de porcentaje de grasa corporal y cálculo de IMC, así que hemos probado los necesarios para poder escribir esta crítica con conocimiento de causa y hemos guardado el resto para más adelante. Definimos más adelante como la semana que viene o la siguiente, probablemente, que nos conocemos.

El caso es que, dejémonos de tonterías, están cojonudos. Personalmente podría zamparme el kilo de Hojalsan en poco rato (esa mezcla de hojaldre clásico con río subterráneo de chocolate anocillado es brutal), pero reconozco que mi auténtica debilidad son las deliciosas. De verdad, están d… de… deli… joder, ahora no me sale la palabra exacta, pero el caso es que si no las compráis os estaréis equivocando gravemente.

Polvorones San Enrique | Harina y otras cosas bañadas en oro


Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Me gusta(0)No me gusta(0)
Realidad aumentada
Layar
Twitter
Síguenos en Facebook
Google Plus