Richis (Burgos)

Rafael Ibáñez (@rafaeliba) nos presenta el Richis de Burgos. Gracias Rafael

Para qué nos vamos a engañar: No hago ascos a un buen pescado, pero soy esencialmente carnívoro y, por lo tanto, me gustan las hamburguesas. Y si para comerlas puedo elegir un lugar más distinguido que las consabidas franquicias extranjeras, mejor que mejor. Afortunadamente, en Burgos contamos con Richis, una parrilla de sabor tex-mex con solera. Es verdad que se anuncia como «La casa de las costillas», con las que ha alcanzado cierta fama, pero lo cierto es que nunca las he probado aquí, así que no puedo opinar.

El ambiente del local (que forma parte de la amplia y variada oferta hostelera de una misma cadena en la ciudad castellana) suele ser animado a la par que agradable, aunque en esta última ocasión el comedor estaba un tanto desangelado. Quizá sea porque era mediodía de domingo, y las ocasiones anteriores fuimos por la noche. A cambio, y quizá por esto mismo, el servicio fue aún más rápido que de costumbre. Para hacer apetito (como si eso fuese necesario) dimos cuenta de una fuente de nachos y unos aros de cebolla. Los nachos Richis combinan los totopos con carne condimentada, queso cheddar muy pero que muy fundido y aros de chiles jalapeños verdes hasta resultar una verdadera delicia. Y eso que, al menos en esta ocasión, los chiles apenas picaban, a pesar de la amable advertencia de la camarera que nos sirvió. Por su parte, para mi gusto los aros de cebolla tenían una masa de rebozado demasiado gruesa (me gusta casi imperceptible).

Los platos contundentes fueron las consabidas hamburguesas. Mis acompañantes coincidieron ambas al pedir la suya al roquefort: al parecer, más que correcta. Yo di cuenta de una General Caster, con queso, bacón y salsa barbacoa: exquisita, la comas con las botas puestas, con mocasines o descalzo (esto último es una falta de educación, que conste). Todas van acompañadas con algo de lechuga, una fina rodaja de tomate, cebolla fresca, láminas de pepinillo y muchísimas patatas fritas. Por aquello de ponerles un «pero», no nos preguntaron cómo queríamos la carne, que estaba ligeramente pasada para mi gusto (prefiero que el corazón de la hamburguesa mantenga al menos un ligero color sonrosado).

Los postres se redujeron a dos (hubo quien quedó saciado en este punto), ambos decorados con simple nata montada. Aunque uno de ellos estaba ligeramente duro, los brownies combinaban a la perfección el sabor del chocolate con la textura de los tozos de nuez. Las trufas flambeadas estaban buenísimas, y eso que el licor utilizado (de difícil identificación, quizá güisqui) resultó excesivo. Un par de cafés cerraron definitivamente a la comanda.

Si el servicio es correcto, el precio no le anda a la zaga. El menú del día ronda los 13 €, aunque en nuestro caso hubo que despojarse de algo más de 67 doblones, lo que al cambio supone superar los 22,50 € por comensal. No me voy a quejar por el montante final, pero resultan muy llamativos un par de detalles: por una simple caña de las de toda la vida (nada de tubo o jarrita) nos soplaron 2,10 €, y 0,10 € por una gota de leche para cortar uno de los cafés, con lo que la rentabilidad de un litro de leche está más que asegurada. Ya sé que ambos detalles son muy comunes en hostelería pero…

Situado a dos pasos como quien dice de la calle de Vitoria (arteria principal de la ciudad, que parte de la plaza de Mío Cid, la de la estatua ecuestre del caballero) y a otros tantos de la Iglesia de San Lesmes, junto a la Biblioteca Pública del Estado en Burgos (cuyo nuevo edificio se inaugurará a lo largo de este año 2012 si la crisis y la Merkel no lo impiden), el Restaurante Richis es un lugar más que recomendable para una comida o cena un tanto informal. O, simplemente, para apoyarse en la barra y picar algo, sea a la hora del aperitivo, a media tarde o a primera hora de la noche.

Fotos:


Burgos | Richis | Nachos Richis
Nachos Richis

Burgos | Richis | Aros de cebolla
Parecen calamares, pero son aros de cebolla

Burgos | Richis | Hamburguesa al roquefort
Hamburguesa al roquefort

Burgos | Richis | General Custer
El General Custer, emboscado

Burgos | Richis | Flambeando las trufas
Flambeando las trufas

Burgos | Richis | Brownies cubiertos de chocolate
Brownies cubiertos de más chocolate

Burgos | Richis | Ticket
Montante final

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com


Mapa:


Ver mapa más grande

Post By Colaboraciones (87 Posts)

Connect

Me gusta(0)No me gusta(0)

7 comentarios para “Richis (Burgos)”

Deja un comentario

Realidad aumentada
Layar
Archivo