Entradas con la etiqueta ‘30 a 39.99€’

Restaurante Novodabo (Zaragoza)

Todos, a estas alturas de la película, sabéis de mi afición al mundo de las comidas y al mundo quinielístico. Han sido muchos años comiendo y dejando comer y el miércoles pasado llegó el día que señalas en el calendario por un acto, que no tiene que ver con las comidas, pero sí con las quinielas. Para los neófitos comentar que el mundo de las quinielas y el mundo del fútbol son dos mundos diferentes, paralelos, pero diferentes. Pues eso, que pillé un pellizco en el boleto. En el argot se suele llamar un pleno pipera o un pleno guarro, que viene a ser un pleno al 15 que no da para tapar agujeros, pero que si se entera tu pareja, te obliga a invitarle a comer.

Y ahí es donde se juntan las comidas. Tenía que invitar a la mujer a un sitio ni muy caro, ni muy barato, ni muy cutre, pero tampoco muy barroco. Así que la decisión fue acabar comiendo en el Restaurante Novodabo. En Zaragoza es bien conocido, ahora se ubica en Plaza Aragón 12, junto a capitanía, en un palacete en pleno centro de la capital maña. En su web se destacan algunos de los premios de su dueño y chef David Boldova: “Las virtudes de su cocina han sido destacadas por los mejores críticos y medios especializados, ostentando, entre otras, las siguientes menciones: un Sol en la guía Repsol(2012), recomendado en la guía Michelin (2012), mejor restaurante 2010 (Restaurantes de Zaragoza), mejor restaurante de Zaragoza 2009 (sociedad gastronómica Sabor Aragonés), máxima puntación en la guía Gourmetour (2010-2011) de Zaragoza” –reza.

¿Y de comer? Bueno, pues de comer, un lujo. Mucho nivel, eso es bien cierto. Pillamos el menú pret a porter por 33 euros. Precio cerrado es nuestra consigna cuando vamos a sitios de alto copete. Primero nos pusieron cuatro aperitivitos, luego pedimos fideguá de sepia y canelones de gallina con foie. Los segundos: Manitas de cerdo y carrillera de ternera. Las manitas y la fideguá de lujo, lo demás bastante bien, quizá un poco fuerte la carrillera por poner alguna pega.

El trato del servicio excelente, con esa sonrisa profiden de las jóvenes camareras y una atención okey. Todo un acierto. Un sitio ideal para llevar a una antigua novia o a los amigos que vienen una vez cada decenio desde Australia. Volveremos.

Fotos:


Zaragoza | Novodabo | Carta
Menú

Zaragoza | Novodabo | Crianza
Vino Crianza Rioja

Zaragoza | Novodabo | Aperitivo
Aperitivo

Zaragoza | Novodabo | Fideuá
Fideguá

Zaragoza | Novodabo | Canelones de gallina, frufa y foie
Canelones

Zaragoza | Novodabo | Manitas de cerdo
Manitas de cerdo

Zaragoza | Novodabo | Carrillera de ternera
Carrillera

Zaragoza | Novodabo | Mascarpone
Mascarpone

Zaragoza | Novodabo | Brownie de choco
Brownie de choco

Zaragoza | Novodabo | Choco
Detalle final

Zaragoza | Novodabo | Ticket
Ticket



Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:



Me gusta(1)No me gusta(0)

Can Pau (Santa Gertrudis de Fruitera, Ibiza)

Os presentamos una colaboración de Rodrigo, nuestro hombre de las islas. Desde éste púlpito que nos ofrece la red de redes, le deseamos todos nuestros mejores deseos en su nuevo proyecto Gatosuave.com. Teruel e Ibiza ya están en el mapa.

Hoy hablamos de Restaurante Can Pau Ibiza. Cuando se unen el talento, el buen gusto y el corazón nada puede salir mal. Y nada puede salir mal en este lugar que es algo más que un restaurante.

Para la comida mensual de MiauMusic y blaucelibiza.com y aprovechando la visita de unos amigos de Palma elegimos Can Pau, segunda y tercera generación de restauradores, dedicados a la cocina tradicional catalana durante cuarenta y cinco años. Situado en el km 2,7 de la carretera de San Miguel.

Fuimos a la esencia. De entrante unas crostas y paté casero. De segundo pollo payés y butifarra catalana unos con judías y otros con patatas. Toda la magia del sabor tradicional fluyendo en la boca y cayendo con suavidad en el estómago. Vino, cerveza y de postre profiteroles, tocino de cielo, crema catalana y helado.  Que decir de las hierbas ibicencas caseras que ofrecen al terminar la comida, magistrales, todo el sabor en el punto justo de dulzura.

Alba, la anfitriona, recibe a sus clientes con el corazón y los brazos abiertos. Toda una institución en la isla de Ibiza. Sitio de referencia en el Mediterráneo, personalidades de todo el mundo han visitado Can Pau. Una delicia su terraza en verano. Lo que sale del alma, sin alardes ni estulticias llega a la gente y aquí llega.

Calidad en el producto tradicional y ambiente familiar. Recomendado.

Fotos:


Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante

Ibiza | Can Pau | Restaurante



Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:



Me gusta(0)No me gusta(0)

Restaurante La Bastilla (Zaragoza)

Agradecer de nuevo a Chus Gimeno esta colaboración. Gracias 1000

“Ya llegan las Navidades, ya llegan las Navidades, y ponemos el belén, olé olé Holanda, olé, Holanda no se ve, no se ve, no se ve”… por la niebla que tapa el cielo de esta bendita ciudad, Zaragoza, desde hace una semana., que no se ve ni el Pilar iluminado, caray.

La niebla, el frío, la lluvia o cualquier otro fenómeno atmosférico no impiden que los españoles nos lancemos a celebrar las cenas pre-navideñas con amigos o compañeros, al toque de la fachada hiperiluminada de El Corte Inglés, el (horrible) anuncio de lotería, los turrones que invaden los supermercados, etc. Y cada año, las cenas parecen empezar más pronto, porque reservar una mesa para 10 personas en cualquier lugar a partir del 1 de diciembre es más difícil que lograr que la troika condone la deuda española, con perdón.

La Decena Tragona, en su línea previsora habitual, consiguió reservar una mesa en La Bastilla allá a mediados de noviembre, para darnos un autohomenaje ganado con el sudor de nuestra frente el viernes 13 de diciembre (no preocuparse, en la cultura española es el martes y 13 cuando no debes embarcar ni casar). Íbamos a tiro hecho: menú degustación con 4 entrantes, 3 platos principales y 2 postres, además de vinos, cafés y copas, a 36 eurones (36 € al cambio) por testa. Una vez allí, nos propusieron cambiar alguno de los platos principales en caso de necesidad (alergias, asco infinito por la carne o el pescado… De vegetarianos, ni hablamos…)

Menú
Entrantes
-Salmón marinado estilo noruego con gajos de naranja
-Vichyssoise de manzana con berberechos. Esos 4/5 berberechos en la copa parecen una broma, hasta que los riegan con la vichyssoise. ¡Qué combinación! Deliciosos.
-Croqueta de jamón con alioli y castaña en castañuela
-Lomo de sardina cubierta de jamón, con endibias y queso de radiquero en gelatina. Asombrosa y exquisita combinación, doy fe, aunque el queso parece un ojo y te da algo de asquito a primera vista
Platos principales
-Arroz cremoso de setas con trufa
-Rodaballo al horno con puré de boniato
-Carrillera de ternera glaseada al vino tinto y lágrima de puré de manzana a la vainilla
Postres
-Canelón de piña caramelizada, mousse de yogurt y sorbete de coco
-Turrones artesanos caseros de yema, guirlache y hojaldre con chocolate

Vinos blanco y tinto Viñas del Vero, además de agua, para regar la opípara cena.

La atención, exquisita, como la comida. Cualquiera de los platos es recomendable para deleitar el paladar de un gourmet. Un único ‘reproche’: no ofrecieron cava al final de la cena, con lo navideño que es eso…

Fotos:



Vichyssoise de manzana con berberechos


Arroz con trufa


Berberechos con vichyssoise


Canelón de piña


Carrillera


Croquetas


Rodaballo


Salmón marinado


Sardina


Turrones varios

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:



Ver mapa más grande

Me gusta(2)No me gusta(0)

El Fogón de Jesusón (Burgos)

Agradecer de nuevo a Rafael Ibáñez esta colaboración. Mil gracias.

Como ya saben los buenos gourmets, en algunas ocasiones podemos encontrar cocinas encomiables en los lugares más insospechados. En los bajos del estadio de El Plantío, hogar del Burgos Club de Fútbol y posiblemente el mejor estadio de la 3ª División futbolística española (en fin…), frente al coso taurino de la ciudad, se encuentra El Fogón de Jesusón. Su fama parecía confirmarse todas las veces que hemos intentado sin éxito comer allí, al no haber reservado mesa con suficiente antelación. Pero es que, si de las apariencias nos fiamos, no cabría esperar encontrarse en los platos lo que al fin hemos podido degustar este verano.

El aspecto de la barra situada a la entrada —que siempre encontramos atestada de parroquianos— no anuncia con exactitud lo que puede degustarse en el diminuto comedor, situado en la planta superior del local, decorado con suma simplicidad, con el aire casero del mantel de cuadros, quedando a la vista la caldera del gas y la salida de humos… Aquella noche hacía un calor inusual y, con cierta falta de previsión, no habían puesto en marcha el aire acondicionado, de modo que tuvimos que conformarnos con el escaso —nulo, diría, para ser más exacto— aire que entraba por la única ventana abierta de par en par. Afortunadamente, la amabilidad del servicio alivió la sensación térmica con un pequeño aperitivo en forma de suave salmorejo cordobés decorado con una B — “de Burgos”, según nos aclaró el camarero— escrita con aceite de perejil.

Con un tinto Rioja Crianza 2008 de la bodega Cune regamos nuestro paladar mientras degustamos los platos solicitados. Como entrante compartimos un hermoso revuelto de mar y monte, con boletus, langostinos y foie (y huevos, claro), acompañado con las ya habituales pequeñas tostadas con pasas. El solomillo de toro de lidia con el que me regalé —relleno de queso de cabra al pimentón, aderezado con salsa de azafrán y envuelto en una fina loncha de panceta (beicon, que dicen los finolis) — no se lo saltaba un gitano, tierno y sabroso como estaba; si acaso, un punto hecho de más en un extremo, pero en todo caso jugoso y delicado. Mi acompañante se decantó por un bacalao en crocanti de almendra con ensalada de lombarda y sorbete de mandarina que, según su opinión —respetable como la que más— no desmerecía en absoluto el rabo de mi plato. Y doy fe de que resultaba muy apetitoso.

Para aligerar la digestión nocturna de tan tremendos platos, nada mejor que unos buenos postres. La cúpula de chocolates –que tal era su denominación en la carta- era una suerte de tremendo bombón de tres chocolates emergiendo de una sopa de chocolate blanco y yogur. El cubo de mandarina con toffe, por su parte, resultó claramente más ligero, aunque su textura gomosa —acaso conseguida a base de jugar con la pectina natural del cítrico, pero muy posiblemente lograda con gelificante en abundancia— provocase una inicial prevención. Cubierto el principal con finas laminillas dulces —manteca de cacao o similar—, la decoración a base de sirope de toffe se completaba con un par de cortes de carambola y una baya de alquequenje o espina del cabo que además aportaban un delicioso contraste agridulce.

Por esta comanda, completada por dos cafés solos con hielo —para refrescar—, nos soplaron 77 eurazos como 77 soles (al cambio, 38,5 € por estómago). Insisto: la apariencia del local puede hacer que el precio sea algo desmesurado, pero los componentes del menú terminan haciéndolo adecuado. Eso sí: a mediodía ofrece un menú del día más económico (15 €). Se abonó con gusto el importe y salimos de El Fogón de Jesusón bien satisfechos a disfrutar de la noche mientras paseamos por la ribera del río (fondo musical apropiado para un discreto y cinematográfico fundido en negro).

En definitiva: un reducido local un tanto destartalado que inesperadamente sorprende con una magnífica cocina de autor (vieiras a la plancha con vinagreta de trufas, carrillera confitada a baja temperatura, taco de bacalao con callitos de lechazo, lomo de buey con sorbete de queso de Idiazábal…) -para nada minimalista, dicho sea de paso-, aunque en algunas referencias se menciona como comida casera. Y durante el curso ofrece de manera permanente cocina japonesa dos veces por semana: caja de bento los miércoles (para consumir en el propio restaurante) y menú los jueves. Eso sí: os recuerdo que conviene reservar.

Fotos:

Burgos | El Fogón de Jesusón | Salmorejo
Chupitos de salmorejo cordobés

Burgos | El Fogón de Jesusón | Vino
Cuneste vino cenamos

Burgos | El Fogón de Jesusón | Revuelto
Revuelto de mar y monte

Burgos | El Fogón de Jesusón | Bacalao
Crocanti de bacalao con su ensalada

Burgos | El Fogón de Jesusón | Solomillo
Solomillo de toro de lidia

Burgos | El Fogón de Jesusón | Cúpula de chocolates
Cúpula de chocolates

Burgos | El Fogón de Jesusón | Cubo de mandarina con toffe
Cubo de mandarina con toffe

Burgos | El Fogón de Jesusón | Hielo
Hielo para los cafés

Burgos | El Fogón de Jesusón | Comedor
Vista casi completa del comedor

Burgos | El Fogón de Jesusón | Escalera
Toque decorativo sobre la escalera

Burgos | El Fogón de Jesusón | Ticket
La cuenta, para el que lo cuenta

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:



Ver mapa más grande

Me gusta(0)No me gusta(0)

Taberna La Piedra (Zaragoza)

Llevaba tiempo con la intención de volver a comer a la Taberna La Piedra. Este año había sido el que menos había recaudado en la quiniela que hacemos cada semana en el curro, así que tocaba pagar. Por ello antes de marchar de vacaciones decidimos ir a un lugar seguro.

La Piedra está ubicada en la C/ Cortes de Aragón 64, cerca de la Ciudad Universitaria de Zaragoza. El sitio es pequeño pero coqueto y decorado con gusto. El servicio es correcto y agradable. Es curioso que en un par de ocasiones nos han recomendado no pedir tanto plato pues son cuencos de comida bastante grandes, algo que se agradece.

Hacía un calor del 15 y allá marchamos David, Miguel y yo, después de currar. Pedimos Ensalada de pato con frutos del bosque y jamón y Huevos rotos con patatas para compartir. Ambos platos tremendos tanto en cantidad como en calidad. La verdad es que ya te quedas bien con esos dos platos. De segundo pedimos la especialidad de la casa. Dudamos en pedir Solomillo o Chuletón y al final nos decidimos por éste último. El sistema está bien. Te sacan la carne cruda y cada 10 minutos te van cambiando la plancha. Tú vas poniendo la carne y así siempre está hecha a tu gusto y caliente (la carne digo, o mejor dicho, el chuletón).

Elegimos de beber Absum Varietales, un Somontano tremendo del que dimos cuenta de dos botellas y dos aguas de litro y medio. De postre: dos flanes de café con baileys y unas trufas con nata. Y para cerrar la comida, un café, un cortado y un carajillo. Todo ello por 113 euros (37€ por barba).

En esta ocasión éramos los únicos que pedimos la carne a la piedra. Aunque por alguna vez que hemos ido a cenar, y si hay que poner algún “pero”, al ser un sitio pequeñito, se concentra algo de humo. De todas maneras queda recomendado.

Fotos:


Zaragoza | La Piedra | Ensalada
Ensalada de pato con frutos del bosque y jamón

Zaragoza | La Piedra | Huevos rotos
Huevos rotos con patatas

Zaragoza | La Piedra | Trio
Trío con chuletón

Zaragoza | La Piedra | Chuleton
Chuletón

Zaragoza | La Piedra | Profiteroles
Trufas con nata

Zaragoza | La Piedra | Flan
Flan de baileys

Puntuaciones
Calidadwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Preciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Serviciowww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com
Summarize why you chose this rating
Overallwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.comwww.dyerware.com

Mapa:


Ver mapa más grande

Me gusta(0)No me gusta(0)
Realidad aumentada
Layar
Twitter
Síguenos en Facebook
Google Plus